Luis Guillermo Digital
Home Noticias A la sombra de la ley

Por Jessica Rosales

La invasión de terrenos y propiedades privadas es una actividad ilícita que se castiga con cárcel, pero parece no importar a varios políticos de Coahuila que han pretendido despojar a familias que por décadas han preservado el legado de sus ancestros, por la simple y sencilla razón de que las autoridades no actúan en consecuencia.

De acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública en los últimos 5 años, el delito de despojo en esta entidad se incrementó en un 15 por ciento.

En 2013 se reportaron 282 casos; en 2014 fueron 274; en 2015 subieron a 298, cifra que se repitió en 2016; y en 2017 hasta el mes de septiembre se recibieron 326 denuncias.

El Código Penal de Coahuila establece prisión de 3 meses a 5 años y multa a quien sin consentimiento de quien tenga derecho a otorgarlo y por medio de violencia en las personas o de daño en las cosas, amenazas, furtividad, engaño o aprovechándose de la falta de vigilancia, se posesione en forma material de un inmueble o impida materialmente el disfrute de un derecho real o el de la posesión.

Hace unos días leí con detenimiento una reflexión del periodista Juan Bosco Tovar respecto a la invasión de “politiquillos” del PRD, en específico de Juana María Calvillo y Elidia Palafox, quienes ilegalmente se dedicaron a la compra-venta de terrenos en San José de los Nuncio.

Se trata de una propiedad privada desde siempre de la familia Garza Cabello y Garza de la Peña, así está registrada en los libros, en los oficiales y en la historia de Ramos Arizpe. Incluso el Tribunal Único Agrario en 2012 emitió un fallo a favor de esta familia como únicos propietarios.

Su análisis es claro y atinado, es por eso que comparto un extracto de su visión de los hechos: “A últimas fechas, el asunto que pareciera pretender enterrar las autoridades, es más grave de lo que parece, el tortuguismo para aplicar la ley, obedece a los ´favores´ contraídos de un compadrazgo entre políticos, que han sabido sacar provecho del río revuelto”.

“¿Qué hacen políticos o pseudopolíticos, metidos en una propiedad privada? No es nuevo que quienes han empleado un pobre liderazgo, saquen provecho, ya no de la ignorancia sino de la avaricia de quienes un día fueron tentados de contar con un terreno a costa de ser borregos y guiados al matadero con los ojos cerrados”.

“¿Y la ley? Esa es letra muerta en una entidad que está más preocupada por sacar adelante un robo más grande que el de San José de los Nuncio”.

Este no es el único caso en el que ä, hay otros, y siguen impunes.

0