Luis Guillermo Digital
Home Noticias A los trancazos

Por Jessica Rosales

Tremendos golpes se propinaron dos funcionarios municipales por diferencias de trabajo. Literalmente se fueron a los trancazos, pero como uno estaba más fortachón que el otro, dos responsables de áreas de primer nivel le entraron al quite para separarlos y evitar que el asunto terminara en tragedia.

Fue al final del evento de reinauguración del Gimnasio Municipal de Saltillo -el pasado primero de septiembre-, en el que se llevó a cabo la exhibición entre el equipo de basquetbol infantil de los niños Triquis.

El pleito se suscitó entre el director de Comunicación Social del Ayuntamiento, Heriberto Medina, y el director de Obras Públicas, Martín Nava Osorio. Martín le reclamo al vocero del municipio su pésimo desempeño frente a la dependencia y lo acusó de la grave crisis en imagen que tiene el alcalde Isidro López Villarreal, de quien se difunden noticias negativas un día sí y otro también.

Nava como lo llaman sus colegas, le reprochó que a pesar del gran trabajo que se realiza en el área a cargo del Director General de Infraestructura y Servicios Públicos, Collins Camp Bennett, hacia la sociedad no se difunde este tipo de información. Aseguró que se han ejecutado más de 160 obras, cifra similar a la que entregó Jericó Abramo Maso durante su administración, pero nadie lo sabe porque simplemente no se informa.

La gota que derramó el vaso fue la falta de difusión de la obra en el Gimnasio Municipal, inmueble que fue objeto de un proceso de rehabilitación integral que incluyó la colocación de duela canadiense, gradería nueva, colocación de techumbre, entre otras cosas; pero Comunicación Social resaltó la visita de los niños Triquis y dejó de lado los detalles de la inversión.

La respuesta de Heriberto fue terrible, se justificó señalando “son obras de muy mala calidad” y remató diciendo que Nava Osorio no tiene perfil de funcionario.

Afortunadamente hubo muchos testigos del suceso que evitaron que el pleito pasara a mayores, pues fue el propio Collins Camp y Fernando Pérez Charles, director de Desarrollo Urbano, quienes tuvieron que separarlos.

El asunto no terminó ahí, Camp Benett aprovechó la reciente reunión de gabinete para informar al alcalde no sólo del deplorable trabajo de su vocero sino de su pésima actitud.

Pero este no es el único problema de Heriberto, en el área a su cargo la diseñadora Wendy González ha sido denunciada por agresión pero su jefe insiste en protegerla de las acusaciones en su contra, situación que podría costarle a Isidro la alianza PAN-PRD, en el remoto caso de que fuera designado como el candidato de su partido para reelegirse como alcalde en el 2018.

0