Asesino de Carlitos busca que lo dejen en libertad


Luego de trece años de permanecer preso por el delito de homicidio calificado contra un niño de 11 años en Torreón, Enrique Busquets Casanova, busca acceder a los beneficios del nuevo sistema penal y así obtener una libertad anticipada, al asegurar que ha logrado readaptarse a la sociedad.

Fue en el año 2005 que Busquets fue sentenciado por el homicidio calificado de Carlitos, un niño de 11 años de edad, delito por el cual se sentenció a 20 años de prisión.

Este día se llevó a cabo una Audiencia de Ejecución de Sanciones en el Centro de Justicia Penal en Saltillo, bajo la causa penal 04/2017, en el cual la defensa del sentenciado Enrique Busquets presentó varios datos de prueba a la juez Carlota Yadira Velásquez.

Al lugar acudió Carlos Muñoz, padre del menor, quien en la audiencia aseguró que independientemente del falló, continuará firme y buscará que Busquets cumpla con la totalidad de la condena.

Durante la audiencia, el Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE), presentó datos de prueba, los cuales consistieron en exámenes efectuados hace un año sobre las condiciones psicosociales de Enrique.

En estos se determinó que Busquets Casanova aún presentaba problemas de agresividad, falta de control de sus impulsos, así como problemas para socializar.

Pese a que el Ministerio Público solicitó realizar otros exámenes, la juez de ejecución, se limitó a solicitar la aclaración de los estudios en diferentes aspectos, debido a que presentaron algunas inconsistencias.

Los exámenes abarcaron el análisis de siete aéreas: seguridad y custodia, criminología, educación, trabajo social, industria penitenciaria y psicología.

Entre otros datos de pruebas se presentaron documentales con información sobre notas periodísticas donde el homicida fue acusado además del delito de distribución de pornografía, acoso y abuso de menores.

Cabe destacar que aunque en el año 1999 fue acusado por estos delitos, ninguno fue comprobado ante las autoridades, por lo que no fue sentenciado por ninguno.

Algunas de estas pruebas fueron presentadas por la propia exesposa de Casanova, la señora Angélica.

“Yo no cometí ningún delito”

Tras declarar sus motivos para acceder a los beneficios, Enrique Busquets Casanova, quien está preso en Saltillo, aseguró haber mejorado su conducta, haber participado en varias actividades educativas-laborales, al mismo tiempo que alegó ser inocente del crimen por el cual se le condenó en el año 2005.

Pese a que fue condenado a 20 años de prisión, Busquets Casanova, se mantuvo firme y aseguró no haber cometido ningún delito, situación que incluso aseguró, fue aceptada por la misma juez que le dictó la sentencia.

“Ella misma me dio de pena 20 años, porque sabía que no cometí el delito y nunca lo admití. El caso estuvo lleno de corrupción con testigos fabricados, que después se retractaron”, destacó.

Aseguró que mientras fue condenado de manera injusta, perdió su familia, negocio y el apoyo de sus hijos.

Añadió que ahora es justo que pueda acceder a los beneficios del Nuevo Sistema Penal y obtener una remisión parcial de la pena.

Antecedentes

Fue el dos de enero del año 1999 que Busquets Casanova, fue acusado del homicidio en Torreón, no obstante siete años después fue sentenciado a 20 años de prisión por la juez María Luisa Valencia.

La juez basó su fallo en el Código Penal que estaba vigente en Coahuila en ese tiempo, el cual establecía 20 años de prisión como pena máxima.

No obstante, tras el fallo, la defensa de la víctima, apeló a la ampliación de sentencia para que se pusiera a consideración los agravantes, en los cuales se aseguró, no tomó en cuenta la alevosía y brutalidad del infanticida.

Entre otras cosas, que según la defensa, tampoco se consideraron, fueron los antecedentes de Busquets, quien aseguraron se dedicaba a la producción y distribución de pornografía infantil cibernética.

En el tiempo en que ocurrieron los hechos, Busquets era propietario de un establecimiento llamado Centro de Inteligencia Artificial, dedicado a la computación, ubicado en la colonia San Isidro, en Torreón. Según los resultados de la investigación, en este lugar distribuía material de pornografía infantil y adolescente.

Carlitos, quien en la actualidad tendría 24 años de edad, acudió a este centro el 2 de enero de 1999 para escoger el videojuego que pensaba pedir como regalo de Día de Reyes. Fue en ese lugar donde fue visto por última vez con vida.

Previous Natalia y Chumel confirman relación
Next Senado argentino rechazó despenalizar el aborto