Así era la vida de lujo de ‘El Chapo’ Guzmán


No solo los negocios, el cómo y con quién hacía negocios el líder del cartel de Sinaloa, han salido a la luz durante su juicio en la corte federal de Brooklyn. Ahora han develado sus lujos, excesos  y vida de millonario que llevaba el capo mexicano.

Fue su piloto de confianza, Miguel Ángel Martínez, quien testificó, entre otras cosas, sobre los lujos con los que vivía el narcotraficante en los años 90 por las millonarias ganancias de su organización.

‘El Tololoche’, quien trabajó con El Chapo durante 12 años comentó que al narcotraficante tuvo una {epoca de oro durante el “boom cocainero” que tenía casa “en cada playa”, al menos cuatro jets en los que transportaba millones de dólares, un yate llamado ‘El Chapito’ y hasta un zoológico en un rancho de Guadalajara donde tenía “leones, tigres, panteras, venados” y los turistas podían visitarlo “gracias a un trencito”.

Otro de los detalles que reveló fue que el capo viajaba “por todo el mundo” para hacer negocios y jugar porque era un aficionado de las apuestas, según Martínez. Según dijo, él y ‘El Chapo’ viajaron por todo el mundo, desde Europa, Hong Kong, Estados Unidos y Japón hasta toda Latinoamérica. En alguno de sus viajes —cuenta el expiloto del cartel de Sinaloa— el narco se sometió a un método de células rejuvenecedoras en Suiza, lo cual explicó ‘El Tololoche’ como una inversión por su vanidad en momentos en que mantenía a entre “cuatro y cinco mujeres” al tiempo, por lo que tenía varias familias que mantener.

Las operaciones del Cártel de Sinaloa que supuestamente dirigía Guzmán llegaron a ser tan lucrativas que éste llegó a regalar más de 50 coches a sus empleados una Navidad, dijo Martínez. Según aseguró, cada empleado podía escoger un auto entre tres modelos diferentes: Thunderbird, Cougar y Buick. “(El negocio) era el mejor del mundo”, testificó el mexicano. “Se agarró el boom cocainero”.

“El Chapo” tenía cuatro o cinco mujeres diferentes, varias familias que mantener y empleados a los que pagar. El testigo explicó cómo una de sus labores era ir a recoger los entre ocho y diez millones de dólares que llegaban cada mes a Ciudad de México en cada jet que tenía Guzmán y luego colocarlos en maletas que llevaba a los bancos para depositarlos allí.

Tenía “casas en todas las playas” y “ranchos en todos los estados”. No sólo eso: confirmó que tenía una casa en la playa de Acapulco “muy bonita” con varias piscinas y canchas de tenis que le costó 10 millones de dólares y donde tenía un yate llamado “Chapito”.

El dinero del Chapo era guardado en compartimentos secretos diseñados por su arquitecto, en casas que compraba por todo México para guardar hasta 20 millones de dólares en efectivo.

Martínez también llevaba millones en valijas Samsonite a los bancos de Ciudad de México y cambiaba los dólares a pesos mexicanos sin problemas porque el Chapo sobornaba a los empleados bancarios, afirmó. Cuando le preguntaban si estaba lavando dinero, respondía que exportaba tomates.

Anterior Revelan causas de muerte de Stan Lee
Siguiente Esposa de AMLO trata de persuadirlo para aumentar seguridad y utilizar aviones presidenciales