A cantar Las Golondrinas


En el tintero

Por Jessica Rosales

Las recientes declaraciones del próximo “superdelegado” en Coahuila, Reyes Flores Hurtado, respecto a la salida de por lo menos 60 delegados federales en esta entidad, tiene a muchos en vilo y considerando preparar con anticipación sus maletas, mientras llenan solicitudes de empleo a la espera de que les canten Las Golondrinas.

La cifra revelada por el integrante del equipo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, llama enormemente la atención ¿60 delegados? ¿En dónde están, quiénes son y qué hacen?

Sin duda, durante sexenios, muchos de ellos han nadado de muertito, “operando” con bajo perfil para evitar controversias y la posibilidad de que, por un error, les quiten sus exorbitantes sueldos.

Por ejemplo, la mayoría de los delegados federales en el país, incluidos los de Coahuila, reciben un sueldo mensual bruto por arriba de los 100 mil pesos; sin embargo, los titulares de dependencias como PGR, IMSS, Sedesol, Relaciones Exteriores, SCT, ISSSTE, SEP y Prodecon sobrepasan esa cifra.

Los delegados de la PGR en Coahuila, San Luis Potosí, Chiapas, Sonora, Ciudad de México, Nayarit, Yucatán y Zacatecas son los que reciben el salario más alto, una percepción bruta de 178 mil pesos.

El IMSS es otra de las dependencias que más cuestan en salario de delegados al presupuesto federal, de 104 a 150 mil pesos mensuales. Coahuila destaca también en este rubro con uno de los delegados más ineficientes, con Enrique Ramón Orozco Besenthal.

Apenas ayer, una afligida mujer relató que su madre, de 92 años, por instrucción del gastroenterólogo, requería urgente de un TAC por un padecimiento en el intestino que la mantiene sin poder probar alimento y con intenso dolor.

Dijo que el pasado 13 de septiembre acudieron a la Clínica 2 del IMSS en Saltillo para solicitar el estudio y la respuesta del personal es que regresara en enero para poder realizárselo.

Qué impotencia y rabia saber que mientras que el delegado del IMSS recibe un exorbitante sueldo, y seguramente se atiende en clínicas particulares, los ciudadanos padezcan negligencia y un alto grado de insensibilidad en el sistema de salud pública.

Afortunadamente, apelamos a la sensibilidad del gobernador Miguel Riquelme y de su equipo de trabajo, e inmediatamente, Fernando Simón Gutiérrez, coordinador de

Comunicación Social, atendió la solicitud e instruyó que se le brindara el apoyo a través de la Secretaría de Salud, y aunque haya quien se sorprenda por este reconocimiento público, lo cierto es que cuando hay voluntad en favor de los ciudadanos, se agradece.

La mala noticia es que este es solo uno de los miles de casos que diariamente se registran debido al pésimo servicio que por décadas ha brindado el IMSS, una de las dependencias federales más ineficientes en el país, por lo que esperamos que sean los primeros enviados “a la banca”.

Reyes Flores también anticipó la desaparición de las áreas de comunicación social, cuya figura, en la mayoría de estos casos –no en todos–, sólo existe para recibir un salario, porque en la práctica el 98% de ellas no funciona. Bien por los cambios que vienen y porque los nuevos titulares tengan alta capacidad, pero, sobre todo, sensibilidad.

@jesyrosales

Anterior Inauguran exposición 'Horizontes' en puente internacional de Piedras Negras
Siguiente Conmemora Facultad de Odontología sus 35 años de fundación