Comentarios a ‘De qué hablan los que no escuchan’ de Tatiana Clouthier


Rafael G. Vargas Pasaye

Es cierto cuando dice que “Las redes sociales se han convertido en una manera de hacer llegar mensajes de todo tipo a mucha, mucha gente”. Como igual de cierto es cuando afirma que las redes sociales también han servido para “esconder la mano y tirar la piedra”.

Y con usted me sumo a la propuesta de que siempre es “mejor apostar por la libertad que por la censura”. Como igual me declaro a favor del #hashtag #ConLosNiñosNo y no sólo en medios o en redes sino en el debate diario, en la charla cotidiana.

Pero donde creo que ya tenemos diferencias es al creer que no queremos escuchar (me incluyo porque siento que al no compartir su punto de vista soy disidente) pese a que “en las recientes elecciones en las urnas 30 millones gritaron que ya estaba cansados de”, y comienza una lista que incluye por igual La mentira, El abuso, La falta de resultados, La ceguera y sordera de la clase política… y así hasta sumar diez conceptos, entre ellos el de “Los sueldos bajos” que curiosamente es lo que la austeridad republicana de López Obrador ha venido enarbolando.

Afirma diputada que la lista podría ser más extensa pero la deja allí “porque en esto se concentran los mensajes dados a través del voto”. Y de nuevo, a manera de consulta aeroportuaria, pone sobre la mesa dos opciones para el devenir inmediato: “el de no escuchar o el de entrar en una dinámica distinta como sociedad y en lugar de seguir dándole la vuelta a lo mismo, ver cómo nos relacionamos de forma nueva”, usted misma intenta una traducción: “Buscar razones para avanzar como sociedad y cómo ponernos de acuerdo para caminar, y no cómo meterle la pata al otro para que se tropiece y terminar uno teniendo la razón”. 

A favor estamos de soluciones (inmediatas o a corto, mediano y largo plazo), la desesperación no siempre ayuda (“Sería maravilloso poder entregar buenas cuentas a la brevedad para que la sociedad diga que la democracia sigue valiendo más la pena que las dictaduras”, dice y con ello deja ver que le importa más el resultado inmediato para la imagen, para que la gente hable bien y por lo tanto escuchen los que no escuchan.

Remata: “Debemos dejar atrás la manera de comunicar como se había venido haciendo en los medios en el pasado”, y tal vez allí sea mi principal diferencia, pues no creo que sean respuestas a cuestionamientos periodísticos el decir a las reporteras “corazoncito” como vamos a mejorar siendo sociedad y clase política. 

A favor sí, reitero, de su punto principal, #ConLosNiñosNo. Pero también seamos parejos, no sólo con el hijo del Presidente Electo, sino que sea el inicio para algo positivo que logre permear en la comunidad virtual y se refleje en la sociedad. Agradezco su atención.

@rvargaspasaye

* Artículo publicado en El Financiero http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/tatiana-clouthier/de-que-hablan-los-que-no-escuchan

Publicado originalmente en Con Sentido Común

Anterior Consulta del NAIM confronta a Morenistas
Siguiente Enseñanza de la historia en nivel secundaria