Luis Guillermo Digital
Home Noticias Encontronazo

Por Jessica Rosales

El pleito político que existió por cuatro años entre el alcalde de Saltillo, Isidro López Villarreal, y el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, este jueves llegó a su máximo.

Justo en el último día de la gestión estatal, al edil se le ocurrió presentarse en la Secretaría de Finanzas para reclamar un presunto adeudo con el ayuntamiento de 136 millones de pesos por concepto de participaciones federales.

Por su puesto, a Rubén Moreira no le cayó nada en gracia e inmediatamente instruyó al Secretario de Finanzas, Ismael Ramos Flores y al Administrador Fiscal, Roberto José Díaz, a desmentir semejante aseveración.

Resulta que los funcionarios le reviraron a “Chilo” y lo acusaron de ser él quien adeuda al Estado el 10 por ciento que comprometió en un convenio por escrito del cobro de las fotomultas. “Nunca soltó ningún peso”, dijeron.

Calificaron el reclamo como un golpe político. ¿Por qué justo el último día de la administración estatal?, cuestionaron. Y en esta parte tienen razón, porque fue hace más de un mes cuando la senadora del PAN, Silvia Garza Galván, denunció que varios municipios, entre ellos Saltillo, no recibieron las participaciones federales de 2017, pero Isidro dice que apenas se dieron cuenta porque no les salieron las cuentas.

Lo cierto es que esto es parte del encono que ha existido siempre desde que asumió la alcaldía, como oposición estuvo relegado, no es casualidad que en los cuatro años los eventos del Gobierno del Estado se hayan hecho en Ramos Arizpe y Arteaga, un par de veces en Saltillo.

El pleito arreció al mediodía cuando el alcalde denunció en redes sociales que por su acción recibió una llamada de Rubén Moreira para insultarlo y amenazarlo. Graves declaraciones que provocaron otras reacciones.

David Aguillón, presidente de la Fundación Colosio, cercano colaborador y amigo de Rubén no tardó en poner en su cuenta de Twitter un mensaje dirigido al edil, “Definitivo además de corrupto e inepto es un cobarde”.

También varios de los usuarios en redes sociales preguntaron al alcalde ¿por qué después de siete meses y a un mes del término de su administración llega a reclamar millones de pesos? Según los funcionarios de Finanzas en los primeros meses del año se le explicó al extesorero Adrián Ortiz la situación y los cálculos que derivaron en los montos de la entrega del recurso.

Una de dos, Adrián no le dijo a su sucesora la situación que prevaleció en ese caso o Rosy Zertuche por andar gastando dinero en Las Vegas no se dio cuenta a tiempo de lo que estaba pasando. Lo que haya sido, ya provocó este encontronazo y le arruinó a Rubén el último día de su administración arrebatándole el final feliz.

0