Luis Guillermo Digital
Home Opinión Cine How blue can you get? (autismo y censura)

Por Fernando Ramírez Guzmán

Señor Robert De Niro:

Confieso que soy un gran admirador de tu arte. De tu talento. Gracias a varias de las películas que has protagonizado se fue alimentando mi cinefilia. Formaste en mí el espíritu del idealista y del justiciero callejero con Taxi Driver; contribuiste a forjar en mí la imbatible alma de guerrero con Toro Salvaje y me mostraste la senda de la perseverancia en Cabo de miedo.

Con sorpresa me entero de la noticia de que tu hijo Elliot, de 18 años, tiene autismo. Mi hija, Sarita, de siete, también lo padece. Ahora no solo te admiro, también te respeto. Por más tiempo has recorrido el mismo camino en cuesta arriba que tu servidor. Sabes a lo que me refiero.

Me enteré de la polémica que se formó en torno a la proyección, dentro del programa del festival de TriBeCa, del cual eres cofundador, del documental Vaxxed: del encubrimiento a la catástrofe, que asocia la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola, paperas) con el autismo y acusa al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) de conocer y esconder deliberadamente los supuestos riesgos. En primera instancia, comunicaste tu autorización para que se programara la cinta para poner el tema sobre la mesa y fomentar un debate. La acción la aplaudimos varios. Y coincidió, además, con el mes azul, de la concienciación del autismo.

Sin embargo, al día siguiente y derivado de la presión que ejerció la comunidad científica te retractaste y anunciaste que el documental quedaba fuera del programa oficial del festival. “No creemos que contribuya o aumente el debate que yo esperaba”, sentenciaste. Que decepción tan grande.

Entiendo que el director de Vaxxed es un controvertido ex médico y activista de una comunidad antivacunas, Andrew Wakefield, quien se dio a conocer tras publicar, en 1998, un estudio que vinculaba el autismo con la vacuna triple vírica. El artículo se publicó en la prestigiosa revista científica The Lancet, que acabó retirando el texto y Wakefield perdió su licencia médica, acusado de malas prácticas, falta de ética y conflictos de interés.

Por otro lado, también entiendo que existe un antecedente de que en el año 2011 el gobierno de Estados Unidos reconoció un caso de la relación vacuna – autismo en el Tribunal de Demandas Federales y que existen al menos cerca de 4, 900 casos de autismo pendientes en ese mismo tribunal.

El mundo científico las ha calificado como falsas teorías desacreditadas. Quizás sea una leyenda urbana, pero el tema ahí está. No me explico por qué impedir que se proyectara el documental para contribuir a un debate integral, profundo y serio. ¿No quisiste llevar el estigma de ser bandera del movimiento antivacunas? O quizás los grandes consorcios farmacéuticos presionaron mucho.

Soy de la idea de que como padres de hijos autistas debemos contribuir a la difusión de ese desorden y los temas afines a este. Existe un desconocimiento impresionante a nivel global y, en cambio, las tasas de nacimiento de niños con ese trastorno generalizado del desarrollo se incrementan.

Sabes, al decirte todo esto te imagino dando como respuesta tuya el famoso monólogo frente al espejo que a través de ti dijo Travis Bickle, el personaje principal de Taxi Driver: “¿Me hablas a mí? ¿A quién demonios le hablas si no es a mí? Aquí no hay nadie más que yo. ¿Con quién carajos crees que estás hablando?”

Ya habrá momento, seguro estoy, para la redención. Me queda claro que al igual que yo, tienes la firme convicción y certeza de que personas como Sarita y como Elliot, que se cuentan por miles en todo el mundo, no viven en “su mundo”, viven en el nuestro. Iluminemos de azul.

Con la admiración y respeto de siempre.

Fernando.

Botica.- El pasado martes 12 de abril fue aprobada en el pleno del Congreso del Estado de Durango la Ley  Estatal para la Atención y Protección Para Las Personas con la Condición del Espectro Autista para Durango, promovida por el diputado Eusebio Cepeda. Es, sin lugar a dudas, el cimiento para proteger a ese grupo vulnerable tan desatendido en el estado.

Lamentablemente, para los medios de comunicación locales no fue “nota”. La aprobación de tan importante legislación pasó en completo sigilo.

@ferramirezguz

8