La manzana de la discordia


En el tintero

Por Jessica Rosales

El que se ha convertido en la manzana de la discordia en el Poder Legislativo es el diputado Edgar Sánchez Garza, presunto -como diría la redacción de las notas policiacas- legislador independiente; pues a decir de sus adversarios le falta un trámite para separarse formalmente del partido que lo llevó a esa posición de poder.

Es cierto que este diputado es hoy por hoy uno de los más cotizados y buscados por todos los partidos políticos con representación en el Congreso Local. ¡Y cómo no! si el udecista representa la diferencia para un par, entre tener o no el control legislativo en los próximos
años.

La polémica que se presentó esta semana cuando el presidente de la Mesa Directiva, el panista Juan Antonio García Villa -ante el asombro de los priistas-, decidió suspender la sesión del pleno apoyado por los legisladores del PAN, UDC y Morena; va más allá de violentar la Ley Orgánica como lo aseguró el líder del Congreso Jaime Bueno Zertuche.

La mayoría de las opiniones radicaron en la postura de los diputados que aparentemente en un acto irresponsable, violentaron la ley y se ajustaron a un argumento poco válido como la falta de quórum un día anterior en la reunión de la Junta de Gobierno.

El PRI aseguró que, de acuerdo a la Ley Orgánica, ante la ausencia de algunos diputados con voz y voto, los acuerdos se tomaron con la mayoría de los presentes y no del total de los integrantes de la Junta como lo permite la legislación, pero pese a su inasistencia los albiazules, morenos y udecistas, aseguraron que éstos no eran válidos. ¿Quien tiene la razón? Quién sabe. Lo cierto es que los panistas se ausentaron a propósito de la Junta de Gobierno para evitar a toda costa que Edgar Sánchez a quien ahora llaman el diputado “PRIdependiente”, fuera aceptado en este órgano legislativo.

Y es que el pasado mes de julio Edgar se declaró independiente y semanas después presentó su renuncia, pero su partido no se la aceptó. Y es que su salida de la UDC representa la pérdida de la presidencia de la Junta de Gobierno en el tercer año legislativo y en automático se le cedería a Morena.

Edgar también refleja el riesgo del PAN de perder en el segundo año la presidencia de la Junta de Gobierno, porque fuentes cercanas al tema revelaron a En el tintero que este es el inicio de una estrategia del tricolor para arrebatarle al blanquiazul la batuta en 2019.

Actualmente el PRI cuenta con 11 diputados y el PAN con 9, éste último inició la legislatura con dos aliados de UDC y alcanzó con ello los 11 votos. Luego tenemos a una diputada del PRD, y dos de Morena que se han estado cargando para el lado que mejor conveniencia le
encuentran, dividiendo los votos del pleno dejando al PRI y PAN sin mayoría absoluta.

Sin embargo, considerando que la diputada de Morena, Elisa Catalina Villalobos; y la del PRD, Claudia Pineda, han sido fieles aliadas al PRI en muchos temas, la suma de Edgar representaría para el tricolor 14 diputados contra 10 del PAN-UDC, y si convencieran al otro
moreno, Benito Rosas, serían 15.

¿Qué significa esto? Que la histórica integración de un Congreso plural y equilibrado habría durado muy poco y nuevamente el PRI tendría la mayoría y el control del Poder Legislativo.

Es por eso que violentando o no la ley; el PAN en un acto desesperado emprendió todas las estrategias posibles para evitar que eso pase impidiendo la independencia de Edgar Sánchez. ¿Podrá el PAN tener el control el próximo año o le será arrebatado? Habrá que esperar el desenlace.

Anterior Ex pareja amenaza a actriz de Televisa con publicar su 'pack'
Siguiente Policías estatales rescataron a tres secuestrados en Piedras Negras