Los futuros liderazgos del Congreso


Por Jessica Rosales

A pocos días del inicio de la nueva legislatura local, los partidos con representación en el Congreso ya definieron sus liderazgos, y aunque se tendrá una mayoría de mujeres no será una de ellas la que encabece la presidencia de la junta de Gobierno, al menos en los primeros 2 años de gestión.

Hasta hace algunas semanas se mencionaban dos perfiles para liderar la bancada priista, Azucena Ramos y Samuel Rodríguez. Sin embargo, durante un encuentro con diputados locales electos del tricolor decidió que el coordinador del grupo parlamentario del PRI sea Samuel Rodríguez Martínez, quien a su vez ocupará la presidencia de la Junta de Gobierno el primer año legislativo.

Samuel tiene el visto bueno de sus compañeros diputados, pero además tiene una buena relación con el gobernador Miguel Riquelme. Y no sólo eso, ha sido cercano colaborador de Humberto Moreira Valdés con quien mantiene una gran amistad.

Lo que caracterizó al priista en el pasado es que a pesar de la adversidad en la que se encontraba el exgobernador jamás negó su amistad y no se convirtió en uno de muchos Judas que le salieron al Profe.

Aunque para algunos pudiera ser un negativo, lo cierto es que Samuel ha demostrado con ello ser una persona leal; pero además tiene amplias capacidades: tiene colmillo político y es negociador.

Fue presidente del PRI Coahuila, dirigente de la CNOP, secretario de Educación, delegado del INEA y director del desaparecido instituto de Vivienda Popular, ahora Comisión Estatal de Vivienda, entre otros cargos.

Por otra parte, en la bancada panista, desde hace rato Marcelo Torres Cofiño fue elegido como el coordinador de su grupo parlamentario, y por lo tanto será el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso en su segundo año de actividades.

Fue vicecoordinador de la bancada panista y vicepresidente en la Cámara de Diputados. Recientemente nombrado por la Comisión Permanente de Acción Nacional como el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional en sustitución de Damián Zepeda, quien subió al cargo de dirigente de ese partido.

Marcelo tiene un gran reto, pues con dos responsabilidades tan relevantes la pregunta es: ¿Cómo le va a hacer para no descuidar ninguna encomienda? Esperemos que su capacidad le permita atender ambas actividades.

Y en el caso de la UDC, partido al que le corresponde el tercer año de la presidencia de la Junta de Gobierno, la esperanza en la representación de las mujeres es Zulma Guerrero, quien si cuenta con el apoyo de su líder moral Evaristo Lenin Pérez, podría coordinar la bancada; de lo contrario, quedan dos opciones también masculinas Emilio de Hoyos Montemayor o Édgar Gerardo Sánchez.

Anterior Termina Lerdo el año con descuentos del predial
Siguiente Fortalecerán las escuelas de deporte