Luis Guillermo Digital
Home Espectáculos Los Rolling Stones en Cuba

Por Fernando Ramírez Guzmán

La visita oficial del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, a Cuba y el concierto gratuito ofrecido en la isla del caribe por el grupo británico Rolling Stones, habla de los nuevos tiempos que están corriendo y que, al parecer, están cambiando en la nación caribeña.

La visita de Obama desde luego que es vista, además de como un hecho histórico por ser la primera que realiza un mandatario norteamericanos después de 88 años, como una señal clara de distención de las hostilidades entre ambos países.

En los últimos dos años se han restablecido las relaciones diplomáticas entre las dos naciones; se han reanudado el servicio postal y los vuelos directos y se han flexibilizado algunas de las medidas del embargo comercial.

Desde luego, aún quedan muchas cosas por hacer y diferencias por conciliar pero el encuentro fue un gran avance.

Si como dicen que en política la forma es fondo, el que se haya tocado el himno norteamericano en el Palacio de la Revolución en La Habana y que Raúl Castro le haya levantado la mano a Obama, presagian un futuro más alentador.

Desde que triunfó la revolución cubana y consiguió derrocar al dictador Fulgencio Batista, en 1959, los ideales que la cimentaron se fueron deformando hasta ir violando algunos de los derechos básicos del pueblo cubano como la libertad de expresión, la libertad económica y la libertad de circulación. El rock fue también victimizado: música imperialista. Y por lo tanto, un género prohibido en la isla.

rolling stones concierto

En el año 2005, un grupo de rock norteamericano, Audioslave, fue el primero en eludir el bloqueo. Se presentaron de forma gratuita en la Tribuna Antiimperialista y se reunieron poco más de 50,000 asistentes. El recital tuvo una duración de cuatro horas y queda el testimonio en el DVD “Audioslave: Live in Cuba”, grabado por la cadena MTV.

Sin embargo, ya en el año 2001, la banda inglesa independiente Maniac Street Preachers, se había presentado en el Teatro Karl Marx de La Habana. Por su parte, la banda mexicana Café Tacvba, puso su granito de arena en 1997, cuando se presentó en el Parque Almendares, alternando con la banda local, Síntesis, y en el 2009 en la Tribuna Anti imperialista.

El pasado 25 de marzo uno de los más grandes grupos de rock de todos los tiempos y que se formó en 1962, mismo año en que John F. Kennedy promovió el bloqueo comercial contra Cuba, los Rolling Stones, se presentaron en la Ciudad Deportiva de la capital cubana para ofrecer un recital ante poco más de medio millón de asistentes, en lo que puede considerarse como un hito en la historia del país antillano.

La banda más longeva en activo y quizás la que más discos ha vendido alrededor del mundo llevó buena música, alegría y esperanza a una nación ávida de entrar en contacto con expresiones artísticas diferentes a las que les impone el régimen revolucionario.

Existen testimonios de algunos “disidentes musicales” que habían logrado introducir antiguos discos de vinil en formato Long Play (LP) a Cuba, luego de escucharlos tenían que envolverlos en papel periódico, en este caso, del único periódico que se imprime en la isla, El Granma, para ocultarlos de los Comités de Defensa de la Revolución y evitar así que les fueran confiscados. Otros, sintonizaban la frecuencia de la estación de radio WQAM, de Miami, que programaba principalmente rock.

A pesar de llevar una producción más sencilla a la que presentaron hace algunas semanas en la Ciudad de México, las pantallas gigantes, los juegos de luces, el sonido amplificado en su máxima expresión, fue algo nunca antes visto en aquel lugar. Poco importó que la mezcla de generaciones de asistentes no conocieran el repertorio de los grandes éxitos del grupo, de igual forma lo disfrutaron en grande.

El corolario ideal de esa velada hubiera sido que el vocalista Mick Jagger hubiera recitado las líneas finales de la canción Have you seen your mother, baby, standing in the shadows?: “Toma tu decisión en este momento: el bravo viejo mundo o el tobogán hacia las profundidades de la decadencia.”

Aunque bueno, el final fue con la mítica Satisfaction, y con un atronador “Hasta la vista” de Mick Jagger. Pensándolo bien, mejor final no pudo haber tenido la velada.

Twitter: @ferramirezguz

0