Luis Guillermo Digital
Home Noticias En sus marcas, listos…

Por Jessica Rosales

La renuncia de Blas Flores Dávila a la Rectoría de la Universidad Autónoma de Coahuila dejó un ambiente tenso en la Máxima Casa de Estudios. Algunos auguran un choque de trenes entre los únicos dos aspirantes que han manifestado su interés de suceder a quien a partir del próximo viernes será el Secretario de Finanzas.

Por estatutos, el secretario general de la UA de C, Salvador Hernández Vélez, tomará el 1 de diciembre el relevo como encargado del despacho, pero ya prepara su renuncia para competir y buscar esta posición de manera formal.

El tesorero Francisco Osorio Morales, rápidamente levantó la mano y dijo que también está preparado para competir. Advierte que no dejará el camino libre a Chava Hernández como candidato único a la Rectoría.

Osorio Morales es Licenciado en Odontología por la Universidad Autónoma de Nuevo León, con diversos diplomados y posgrados. Lleva 3 años y cuatro meses en el cargo de tesorero y busca ubicarse en el mismo edificio en el cual opera actualmente, pero en la planta alta.

Salvador Hernández Vélez, se graduó como Ingeniero Industrial con Especialidad en el Instituto Tecnológico Regional de la Laguna, tiene diplomados y maestrías; pero además gran experiencia en el servicio público, dos veces como diputado local y una como diputado federal, así como diversos cargos gubernamentales.

Hernández Vélez tiene gran trayectoria y algo muy importante, mucha su cercanía con la comunidad estudiantil. Además tiene otra ventaja frente su adversario, los vínculos que desde las distintas trincheras ha establecido con los diferentes sectores, le permitiría impulsar los temas pendientes de la Universidad.

De acuerdo a información difundida en la página de la UA de C, se sabe que Osorio es originario de Navojoa, Sonora; y Salvador de Torreón, Coahuila; por lo que no se trata de regionalismos, ya que el primero ni siquiera es de la entidad. Lo que está en juego va más allá: el cambio o la continuidad.

De llegar Osorio a la Rectoría significarían 30 años de lo mismo, la permanencia del mismo grupo que se ha impuesto prácticamente con pase directo. Urge que llegue alguien a dar un respiro y que impulse a la universidad a los primeros lugares nacionales, y es Salvador quien ofrece ese perfil.

Como se atraviesan las vacaciones, todo apunta a que será hasta la tercera semana de enero, que se reanuden las actividades académicas, cuando se convoque al Consejo Universitario para emitir la convocatoria. A partir de ello, los interesados podrán iniciar campaña y solicitar el voto de confianza para lo que resta del periodo con la posibilidad de reelegirse. Hagan sus apuestas.

0