Morenistas y panistas se enfrentan por invitación a Maduro


La sesión ordinaria de este martes en la Cámara de Diputados terminó en medio de gritos y abucheos entre los grupos parlamentarios del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y el Partido Acción Nacional (PAN), luego de que el grupo mayoritario aplicara la aplanadora para desechar un punto de acuerdo que exhorta al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a retractarse de la invitación al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para que asista a su toma de posesión el 1 de diciembre próximo.

La presidenta de la Mesa Directiva en turno, Dulce María Sauri del Partido Revolucionario Institucional (PRI), tuvo que levantar la sesión ante los gritos entre panistas y morenistas que no cesaban, pese a que intentó seguir con el orden del día.

Los panistas subieron a la máxima tribuna del país para presentar ante el pleno de San Lázaro el acuerdo que estuvo más de una semana en espera, y enseguida, los legisladores de Morena les gritaron “¡Fuera, fuera!”.

Los diputados del blanquiazul apenas pudieron concluir la presentación para que, por mayoría económica, se desechara como de urgente y obvia resolución. Fue entonces que la presidenta de la Mesa Directiva en turno, Dulce María Sauri (PRI) la envió a la Comisión de Relaciones Exteriores.

Enseguida, el coordinador de la fracción del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, solicitó que se votara por la vía nominal, a través del tablero electrónico, ya que el grupo parlamentario quedó con dudas sobre la votación. “Con todo el dolor de pertenecer a una minoría de 47, les informo que se desechó como de urgente y obvia resolución”, señaló Sauri a los panistas.

Por su parte, Pablo Gómez (Morena), les recordó que el punto de acuerdo no fue del todo desechado “discutámoslo en la comisión… el año que entra”, les contestó. Al final, los morenistas gritaban “¡Fuera PAN duro!, y los panistas “¡Nos vemos el primero!”.

Anterior Con estas actividades tu hijo se interesará en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas
Siguiente Fortnite, la joya de Epic Games