Luis Guillermo Digital
Home Noticias Nadie se mueva

Por Jessica Rosales

A poco menos de un mes de la toma de protesta del gobernador en Coahuila, aunque se augura la ratificación del triunfo del candidato priista, no se tiene certeza absoluta de quién ocupará la silla por los próximos 6 años. Y es que aunque Miguel Riquelme Solís tiene en sus manos la constancia de mayoría hay que esperar a que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resuelva todas las impugnaciones.

Los encontronazos entre el INE y el TRIFE, han generado preocupación tanto del lado azul como del tricolor. Tanto así que los cambios en instancias como la Fiscalía se han detenido hasta que se diga la última palabra.

Es cierto que el priista Miguel Riquelme ya sostiene reuniones con personajes que incluirá en su gabinete; sin embargo, permanece cauteloso y con bajo perfil hasta que, al menos jurídicamente, no quede duda de que será él quien gobierne el siguiente sexenio.

En cada fin de administración existe un código entre los priistas que el gobernador en turno debe atender. Se trata de quien sea electo como sucesor se convierte en el jefe político prácticamente al siguiente día de la jornada electoral.

Pero la indefinición de las autoridades electorales ha generado que se dividan las decisiones políticas. Así se observó el miércoles en el Congreso del Estado, pues para nadie es un secreto que Iván Garza García ha sido cercano colaborador de Rubén Moreira Valdez y José Ignacio Máynez Varela de Miguel Riquelme, ambos designados como magistrados numerarios, por 15 y 6 años, respectivamente.

Fuentes cercanas al priismo coahuilense nos revelan que aunque el actual gobernador sugirió a Homero Ramos Gloria como Fiscal General de Coahuila, se impuso el perfil que seleccionó el lagunero Miguel Riquelme. Sin embargo, la llegada de Gerardo Márquez Guevara no ha sido definitiva. ¿Por qué?

Mientras que a empleados de bajo rango ya se les pidió la renuncia, tanto Homero Ramos como los subprocuradores aún son parte de la nómina, pero, según los enterados, operan en una sala de juntas porque Gerardo Márquez ya ocupó la oficina principal.

La indicación es que nadie se mueva hasta que la autoridad electoral resuelva de manera definitiva la elección del pasado 4 de junio. Una decisión madura y responsable, pues hay que respetar el derecho de inconformidad.

Se espera que sea alrededor del día 20 de noviembre cuando el Tribunal resuelva, y entonces se destraben todos los nombramientos y concreten las invitaciones a ser parte del próximo gabinete. Aunque hay funcionarios estatales que ya están pasando la batuta a sus sustitutos para que comiencen con el pie derecho desde el primero de diciembre.

0