Luis Guillermo Digital
Home Noticias Pacto de caballeros

Por Jessica Rosales

Faltan 53 días para que el próximo gobernador de Coahuila tome protesta Constitucional. Las controversias sobre la elección del pasado 4 de junio se han ido solventando y, aunque tanto el Instituto Nacional Electoral como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación han avanzado en el tema, no existe aún sentencia definitiva.

Hace unos días el TRIFE resolvió revocar diversos fallos del INE otorgándole la razón al priista Miguel Ángel Riquelme Solís respecto al tope de gastos de campaña. Al reducirle pagos de Facebook y otros conceptos el candidato de la Coalición por un Coahuila Seguro, por el momento, queda fuera del supuesto legal de una posible anulación de la elección.

Sin embargo, el PAN asegura que “no está todo dicho” y mantiene la expectativa en dos quejas, las 141 y 151 presentadas ante el INE, además están pendientes 4 asuntos por resolver en el TEPJF y 13 agravios ante el Tribunal Electoral de Coahuila.

Lo cierto es que ambos institutos tienen la razón, la sentencia más reciente del TRIFE sí beneficia al priista Miguel Riquelme y existen otros procedimientos que pudieran darle o no la razón al panista Guillermo Anaya.

Para tener certeza del caso hay que esperar la resolución final, faltan poco más de 50 días y mientras eso ocurre, ninguno debería echar las campanas al vuelo.

Mientras la elección se define y se ratifican oficialmente triunfos o derrotas, los partidos políticos, militantes y aspirantes a diferentes puestos de elección popular comienzan ya a preparar sus cartas para el 2018.

En un escenario en donde el PAN no logre la anulación de la elección se ha dicho que Guillermo Anaya tiene un plan B, contender por una Senaduría. Pero hay otro gran inconveniente, el diputado Jesús de León Tello ha manifestado desde hace tiempo su interés por buscar esta posición y, considerando la paridad, sólo uno podría contender.

Así que le preguntamos directo al diputado Jesús de León qué ocurrirá si Memo no es nuevamente candidato a gobernador a lo cual respondió: “Hay un compromiso de caballeros y la palabra empeñada de que él me va a dar su apoyo, sin duda alguna como gobernador; si no pues sin duda me va a estar apoyando desde la trinchera en la que esté (sic)”.

Ante este panorama sólo pueden pasar dos cosas: la primera es que Memo cumpla con el pacto de caballeros  que hizo con uno de los pocos amigos que le quedan en el PAN;  o la segunda, que atienda a sus intereses personales para mantener una posición en el servicio público pese a haber empeñado su palabra. ¿Qué opción tomará? En poco tiempo lo sabremos.

0