Un perfil de tiroides permite detectar en tiempo el funcionamiento de la glándula


La tiroides, entre otras acciones, regula el metabolismo, el ritmo cardiaco, el colesterol, el crecimiento de huesos y cabello e influye en el cuidado de la piel, las uñas y el desarrollo del sistema nervioso central; su disfunción puede desencadenar serias complicaciones de salud con sintomatología en diferentes órganos del cuerpo.

La especialista en endocrinología del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Laura Gabriela Gómez Herrera, explica que el mal funcionamiento de esta glándula deriva en hipotiroidismo o hipertiroidismo y de no atenderse con oportunidad ambas conducen al deterioro del organismo.

El hipotiroidismo, -deficiencia en la producción de hormonas-, es el descontrol más común y se refleja con síntomas como cansancio, piel seca, caída de cabello, estreñimiento, alteraciones en la menstruación y retención de líquidos; quienes lo padecen, es posible que tiendan a subir de peso, aunque no es un aspecto determinante en todos los pacientes.

La enfermedad se cataloga como autoinmune y surge cuando las propias defensas del cuerpo atacan a la tiroides. Es crónica y no tiene cura, sin embargo, con un apego oportuno a las indicaciones médicas, se logra una buena calidad de vida.

Por lo que se refiere al hipertiroidismo, explica la especialista que es cuando se producen más hormonas de las que requiere el cuerpo. Las principales manifestaciones son ansiedad, insomnio, temblor, sudoración, palpitaciones, diarrea y alteraciones en la fertilidad.

En ambos casos es menester que quienes presenten los síntomas supracitados, acudan a consulta cuanto antes para que un experto les practique un perfil tiroideo –evaluación de las hormonas- (que es uno de los principales estudios requeridos) y en función a los resultados determinar el plan médico a seguir.

Gómez Herrera, enfatiza que el factor hereditario es el que más interviene en la presencia de estos padecimientos, sin embargo, reitera, los más predominantes son los propios de la glándula.

Las personas que fuman, han estado expuestos a radiaciones, o padecen algún otro tipo de cáncer, son más propensos a presentar complicaciones de la tiroides y, aunque hombres y mujeres de cualquier edad pueden enfrentarlo, es más común en las féminas de entre 30 y 50 años.

Un adecuado estilo de vida que implique dormir alrededor de siete horas, alimentación adecuada y ejercicio de cuando menos 30 minutos por día, benefician la salud; afirma la experta y exhorta a evitar la automedicación, que lejos de ayudar recrudece la enfermedad así como buscar con oportunidad atención médica, a fin de impedir complicaciones.

Anterior Todo listo para el XXIII Festival de Monólogos Coahuila 2018
Siguiente ¡OFICIAL! Ronaldo es de la Juventus