Con el sistema TRIAGE, IMSS fortalece su atención en urgencias


Una urgencia es el estado clínico que se caracteriza con alteraciones que ponen en peligro la vida o algún órgano, por lo que  en Coahuila, todos los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), trabajan –en el Servicio de Urgencias-, a través del modelo de atención Triage (del francés tre-azh, que significa selección), mismo que consiste en identificar de forma  inmediata y adecuada las prioridades de cada paciente.

El especialista en cirugía y líder del equipo de supervisión delegacional, Martín Eduardo Casaus Ávila, explica que este mecanismo permite agilizar el servicio en forma oportuna e inmediata a quien realmente lo amerita.

Esta estrategia permite ordenar a los pacientes que requieran primero la atención, al clasificar por códigos de colores de acuerdo a su relevancia;  los que se identifican con rojo son quienes  requieren el servicio de forma inmediata y con prioridad para ingresar a sala de reanimación o choque; el tono naranja indica un tiempo de espera de cinco a diez minutos a la misma área.

Los demás códigos tienen un tiempo más prolongado,  por ejemplo el amarillo tiene un compás de espera de 30 minutos y con la oportunidad de pasarlo en cuanto haya un espacio; el verde se extiende hasta 120 minutos; mientras que el azul a 180 minutos, declara el galeno.

De acuerdo a estadísticas nacionales cerca de un 50 por ciento de las personas que acuden al servicio de urgencias, pertenecen a los grupos verde o azul,  situación que provoca que estos espacios se congestionen por lo que en estos casos lo mejor es solicitar cita con su médico familiar. Mientras que los casos reales más frecuentes son los asociados a la diabetes mellitus y a enfermedades del corazón o crisis hipertensivas.

Con el sistema del Triage, desde el momento en que el paciente llega al servicio de urgencias, es valorado por un médico o enfermera de filtro que revisa signos vitales e interroga sobre su malestar;  de acuerdo a los resultados se asigna una de las cinco  clasificaciones o categorías establecidas para atención, dando prioridad a aquellos casos que se señalan con color rojo y naranja.

Casaus Ávila, comenta que algunos padecimientos no urgentes son traumatismos menores, diarrea sin deshidratación, vómitos aislados, dolores crónicos, enfermedades psiquiátricas controladas, algún tipo de gastroenteritis, estreñimiento, así como laceraciones como raspaduras  y corduras simples.

Dentro de los malestares que se consideran como urgentes son dolor torácico o abdominal intenso, paro cardiorespiratorio, estado de choque, politraumatismos, convulsiones, delirio, dificultad para respirar, pérdida de la conciencia, quemaduras, infarto al miocardio y estados asmáticos y epilépticos.

Destaca que el personal del Seguro Social de urgencias y en áreas críticas  (Salas de Cirugía,  Recuperación Postquirúrgica, Terapias Intensivas y Respiratorias, entre otras), se encuentran al cien por ciento capacitados y en constante actualización, ya que diariamente enfrentan situaciones en las que emplea este mecanismo en beneficio de los derechohabientes.

Previous Enrique Iglesias besa apasionadamente a fan duranguense
Next Lety Herrera se compromete a rehabilitar parque deportivo en el Cerro de la Pila