Luis Guillermo Digital
Home Noticias Coahuila Ya ni llorar es bueno

Por Jessica Rosales

Tanto para el PAN como para el PRI, las alcaldías de Saltillo y Torreón son asuntos prioritarios en la elección de 2017. El partido que haya elegido correctamente a sus candidatos en cada uno de estos municipios tendrá prácticamente en la bolsa la gubernatura.

Cuando los números no les favorecen en las encuestas, los representantes de los partidos políticos comienzan a demeritar los resultados de la preferencia electoral, aún cuando las elaboren reconocidas empresas dedicadas al análisis político. Pero ¿qué ocurre cuando este ejercicio se realiza desde el interior del partido al que pertenecen y el resultado todavía es adverso?

Tuvimos acceso a los resultados de una encuesta que presentó el Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Se trató de una reunión emergente convocada justo al mediodía del pasado 10 de mayo. Los líderes de Coahuila no quedaron nada contentos y menos los nacionales.

El resultado no fue nada alentador, tanto así que el delegado del PAN en Coahuila Rodolfo Dorador Pérez, no pudo ocultar su molestia y criticó la selección de los candidatos a alcaldes y diputados que, dijo, no tienen la fuerza suficiente para enfrentar a sus adversarios.

En Saltillo, a pesar de los ataques que ha recibido el candidato del PRI a la alcaldía, Manolo Jiménez Salinas, la encuesta del PAN concluye que es el perfil “más competitivo” como dirían los blanquiazules, pues en sus propias encuestas lidera la preferencia electoral.

La evaluación indica que en el pasado mes de marzo Manolo obtuvo 40 puntos de ventaja, en abril bajó a 38.2% y en mayo cayó a 35.4%. Sin embargo, pese a los altibajos sigue arriba de su más cercana contrincante Esther Quintana Salinas, y por mucho.

La panista presentó una ventaja de 27.7 puntos en marzo, subió a 29.5% en abril, pero cayó hasta 18.7 en mayo, es decir, 16.7 puntos de diferencia. ¿Será que se la pasa en puro volanteo? Tal vez será su empeño por defender al alcalde en turno Isidro López y asegurar que dará continuidad a sus acciones, aunque éstas no tengan nada contento al electorado.

En la misma encuesta el candidato de Morena, Rodolfo Garza Gutiérrez, se ubica en tercer sitio con 17.5%, muy cerca de Esther Quintana; y el independiente Alfonso Danao logró un 12.3%.

En Torreón, el candidato del PAN Jorge Zermeño Infante, de haber estado con 37.9% frente a 32.1% del priista Miguel Mery en el mes de marzo, cayó de forma impresionante a 33.2% en mayo, fecha en que el priista logró una ventaja de 37.5%, revirtiendo la tendencia.

Ni modo que a estas alturas cambien a los candidatos, sólo quedan 20 días de campaña y 24 para la elección. Ya ni llorar es bueno.

0