1994, trágico año de la familia Colosio


‘Historia de un Crimen: Colosio’ ya lo retrata, fue un 23 de marzo de 1994 que todo cambió para la pareja de economistas; tras la muerte del candidato del PRI, ocho meses después su esposa murió a los 36 años por un cáncer de páncreas, dejando así a sus dos hijos huérfanos

Dice la historia que la Universidad Anáhuac fue el lugar donde Luis Donaldo Colosio encontró al amor verdadero: Diana Laura Riojas. Tras convertirse en licenciado de Economía, el sonorense creció como ser humano y profesionista, fue entonces cuando decidió convertirse en catedrático de Economía en el afamado Colegio de México, para después impartir clases en la UNAM y en la Universidad Anáhuac.

De acuerdo con la columna de Fernando Gamboa en Milenio, la pareja era prácticamente perfecta. “Norteños y economistas ambos, la diferencia personal era evidente, Colosio era callado, reflexivo, analizaba antes de hablar, poco dado hacia nuevas amistades, aunque en privado era elocuente y cálido. Diana Laura, en cambio, era muy directa, extrovertida, afable, pronta al saludo y al abrazo, estas diferencias se complementaron en la práctica continua y mejorada, en gran parte porque ambos eran perfeccionistas, puntuales, exigentes, comprometidos con la lealtad, los afectos y con un genuino amor a México, su historia y tradiciones”, asegura en la publicación de noviembre de 2016.

Luis Donaldo Colosio Murrieta nació el 10 de febrero de 1950 enMagdalena de Kino, Sonora, a 80 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, tierra de misioneros famosa por su feria del membrillo. Fue el primogénito del matrimonio de Luis Colosio Fernández y Ofelia Murrieta García; le siguieron cinco hermanos.

Por su parte, Diana Laura Riojas nació en Nueva Rosita, Coahuila, aunque se sentía regia de corazón. Se mudó a la Ciudad de México con 19 años de edad, y al tener que revalidar materias cursadas en la Universidad de Nuevo León, conoce a un joven maestro recién llegado del doctorado en Viena, Luis Donaldo.

Los jóvenes enamorados se casaron tres años después de terminar su carrera, la llegada de su hijo mayor y la trayectoria política de su Luis Donaldo, convenció a Diana Laura también a estudiar la historia, la geografía y los atributos ambientales, arqueológicos y turísticos de México. En 1985, Diana Laura toma la decisión de abandonar la vida pública y apoyar la carrera política de su marido, aunque la vida aún le tenía un par de sorpresas.

En marzo de 1990, Diana Laura fue diagnosticada con cáncer de páncreas, lo que provocó que Luis Donaldo tuviera que elegir si continuar con su carrera presidencial, o apoyar a su esposa en su terrible enfermedad. Su esposa al contrario, le sugirió continuar con su carrera política, y le aseguró que ella seguiría luchando por su familia.

La tragedia llegó en marzo de 1994, el asesinato de Luis Donaldo Colosio en Tijuana cambió el rumbo de México, pero también la vida de losColosio Riojas. Tan solo ocho meses después, Diana Laura falleció, su médico dio un diagnóstico claro:

“Un tumor maligno detectado en el páncreas generó metástasis en el hígado y los ganglios retroperitoneales, desnutrición avanzada e insuficiencia hepática, causando el deceso. Su estado de salud se agravó en los últimos meses, después de que su esposo fue abatido de dos balazos el 23 de marzo en Tijuana”, señaló al Diario El Tiempo, Misael Uribe, médico de la familia.

Mariana Colosio Riojas y Luis Donaldo Colosio quedaron huérfanos a los dos y siete años de edad, respectivamente. Después de las dolorosas pérdidas, sus tíos Elisa Rojas, hermana de Diana Laura, y Fernando Cantú, esposo de Elisa, fueron quienes cuidaron de ellos, tratando de darles una vida normal en Monterrey. (Con información de Milenio, Cultura Colectiva y Quién)

Anterior Peñoles podría instalar un gran centro de robótica en Torreón
Siguiente Revelan spots nunca vistos de Colosio