‘A Rainy Day in New York’ se estrena en EU y quitan ‘castigo’ a Woody Allen


El movimiento #MeToo ha logrado hacer justicia de muchas formas, el caso más mediático sin duda fue el de Harvey Weinstein, quien ya se encuentra encarcelado debido a las múltiples acusaciones de violación y abuso que cometió contra decenas de mujeres. Otro de los casos más sonados es el de Woody Allen, quien desde hace años enfrenta las acusaciones de su hija Dylan Farrow, de que quien supuestamente abusó a principios de los años 90. 

Woody Allen siempre lo ha negado y nunca fue imputado tras dos investigaciones separadas esa misma década. Desde hace dos años la película “A Rainy Day in New York” (“Un día lluvioso en Nueva York”) del cineasta de origen judío, nunca llegó a los cines de Estados Unidos, ya que Amazon Studios canceló sus planes tras una revaluación por el movimiento #MeToo.

Inclusive gran parte del elenco decidió alejarse del cineasta, tanto Timothée Chalamet como Selena Gómez anunciaron en aquel entonces que donarían sus salarios del filme a Time’s Up y otras organizaciones. Ahora, dos años después, MPI Media Group y Signature Entertainment anunciaron que “A Rainy Day in New York” llegará el 9 de octubre a salas de cine de Estados Unidos.

La película se estrenó en Latinoamérica y Europa el año pasado, y recaudó unos 21.5 millones de dólares en taquilla. Toda la polémica alrededor de la cinta, hizo que no contara con las más grandes expectativas por parte del público y la crítica especializada. “A Rainy Day in New York” cuenta la historia de una pareja que llega a la icónica ciudad de Nueva York, donde les toca el peor clima, aunque como ya sabemos, eso nunca es impedimento para pasarla increíble en esta ciudad. Romance, confusiones y largos paseos por Manhattan.

TODO SE VIENE ABAJO

Woody Allen ha sido víctima de sus propios enredos amorosos. No hay mayor prueba de ello que Ronan Farrow, su hijo con Mia Farrow y un personaje muy importante en esta historia. El joven también es periodista y curiosamente su investigación sobre Harvey Weinstein para el New Yorker fue determinante para la caída del magnate del cine y para la instauración de la era del #MeToo.

El aporte de Ronan fue vital para producir el actual derrumbe de Allen y su investigación le proporcionó un Premio Pulitzer. Pero no sólo eso, la nota periodística, primordialmente, se convirtió en la venganza perfecta contra su padre. Pero el efecto de las denuncias contra Weinstein no fue sólo la detención y el desprestigio del productor, sino la instauración de un nuevo orden.

Fue así que la imagen de Woody Allen se deterioró como no lo había hecho en el cuarto de siglo que medió entre las denuncias y su caída. Ronan fue una pieza clave para instaurar un clima de época en el que uno de los principales perjudicados fue su padre. Ahora, cada vez que Woody Allen recibe un reconocimiento u homenaje, Ronan y Dylan dan a conocer más historia con cartas de lectores, columnas y entrevistas, provocándole pérdidas de contratos y cancelaciones de actores y proyectos. Parece ser, que ha llegado el final para el neoyorkino.

ESPECIALA SABER:

>  Los hechos que se le imputan tienen una antigüedad de 25 años.

>  Esta actitud de condena social a Woody Allen que, por ejemplo, impide que se estrene su película o se publiquen sus memorias, es extemporánea.

>  Dado que nada ha cambiado en su situación personal. Solo se modificó la manera en que los otros pueden ser juzgados al relacionarse con él.

Comentarios

Anterior Tiroteo en Nueva York deja dos muertos y 16 heridos
Siguiente Dos empresas buscan asociarse con AHMSA