Al límite del fanatismo


Por Jessica Rosales

El fanatismo religioso es uno de los más controversiales en la historia del mundo que, incluso, ha llevado a algunas personas a causar daño a quienes critican o difieren de sus creencias, cuando éstas se llevan al límite y por encima de su propia seguridad.

Aunque en la actualidad es mayor la apertura de los ciudadanos para separar la religión y analizar objetivamente actos ilegales cometidos por ministros de culto como la pederastia, aún existe una gran parte de la población que es intolerante a esta información.

En colaboración con el Heraldo de Saltillo, una servidora realizó la investigación “Cristo Vive: Cuando la fe se convierte en negocio”,  y no faltaron las sugerencias de que buscara protección para evitar ser víctima de un ataque por la agudeza del escrito ante la posible molestia de sus líderes, pero sobre todo de sus seguidores.

En redes sociales los fanáticos no se hicieron esperar para denostar e insultar no sólo a una servidora sino a José Torres, destacado periodista de El Heraldo quien además ha elaborado importantes investigaciones y ganado varios premios no sólo en esta entidad.

Sin importar la crítica o la molestia, la función del periodista es informar. Por ello, se documentó y publicó la información sobre Cristo Vive, que muchos desacreditaron, pero que ya fue confirmada por sus propios líderes.

Como representante legal de la casa de rescate, Eduardo Pacheco reconoció que ni están registrados como iglesia ni quienes se ostentan como pastores, entre ellos, su hermano Carlos Pacheco Coronado fundador de esta agrupación, tienen un permiso legal ante la Secretaría de Gobernación.

Así es que los servicios dominicales que se realizan no están debidamente acreditados y aunque se justifica diciendo que son parte de los estatutos de la Asociación Civil en la cual están constituidos, habrá que a ver lo que opina la dependencia federal.

Aquí la crítica no radica en las, tal vez, buenas intenciones que tienen de ayudar al prójimo a través de la religión, pero ¿por qué hacerlo fuera de la ley? Además, ya no se sabe si son ministros de culto, organismo civil o políticos, porque cuando no vemos a Eduardo Pacheco defendiendo a la Asociación, está rezando en el Congreso del Estado o presentando iniciativas para tratar de incidir en las leyes que, por cierto, él mismo incumple.

Reconozco que el ahora líder del Partido Encuentro Social mantuvo la cordura y respondió con respeto a las preguntas que de la misma forma se le hicieron en la más reciente entrevista. Sinceramente, como ha ocurrido con otros compañeros, esperaba sus reproches. ¿Será que ya le dijeron algo las autoridades?

Anterior Convertirán a Acuña en frontera para importar autos
Siguiente Bomberos de GP reciben equipo y uniformes nuevos