Al mejor postor


Por: Marcelo Torres Cofiño

El gobierno federal ha decidido echar mano del dinero público para cubrir dos propósitos: concretar sus obras “magnas” (aeropuerto, refinería y tren) y sostener sus programas sociales.

Dicho de otra manera, su objetivo es permanecer en el poder para ejercerlo a capricho.

No se puede saber realmente si el reparto indiscriminado de dinero les permitirá seguir ganando elecciones, es probable que así sea.

Pero es lamentable que tal meta no se persiga intentando dar resultados, sobre todo, en los asuntos de mayor relevancia para el país.

Una cosa es obvia: ni el elevadísimo presupuesto para las obras ni la distribución masiva de dinero están contribuyendo de verdad a mejorar la economía o a reducir los niveles de inseguridad y de violencia.

Ya lo comprobaremos en su momento, pero es casi seguro que tampoco se estén atendiendo la pobreza ni la desigualdad.

Y la razón es simple: las causas de esos males siguen sin resolverse.

Los últimos dos sexenios escuchamos a diario la cantaleta de que la mala distribución de los recursos era el origen de nuestros problemas.

Algo hay de cierto en eso, sin embargo, dicho de la manera en que todavía lo afirman desde el gobierno federal, reduce esa realidad a un falso simplismo que suprime al mérito y la conveniencia de la ecuación; en otras palabras, no deben quedar por fuera del mejor reparto quienes más lo merecen y quienes más pueden impactar de manera positiva al crecimiento del país.

¿Había que distribuir mejor? Por supuesto.

Pero entendiendo que ese “mejor” debe definirse a partir de criterios pensados en el mejor futuro de México.

Por ejemplo, apoyando con todo a las Pymes en lugar de a los grandes corporativos, porque son las micro, pequeñas y medianas empresas las que más empleos y riqueza generan para beneficio de todos en este país.

Se trataba (y se sigue tratando) de que todos tuvieran mayores ingresos y mejor calidad de vida gracias a los buenos empleos que ofrece una vigorosa planta productiva, y no debido a que se les intenta orillar a realizar la venta de su voto al mejor postor.

@marcelotorresc

Comentarios

Anterior Está en el aire el futuro de los Patriots
Siguiente Nueva directora de FCA Torreón obtiene el apoyo del 97. 5 de su Comunidad Universitaria