in , ,

Alzas en el Mercado prenden alarmas en el indicador de Warren Buffett

Con la subida de los índices bursátiles de Estados Unidos a nuevos récords esta semana, viene a la mente una de las frases más famosas de Warren Buffett: los inversionistas deberían “tener miedo cuando los demás son codiciosos”.

Cualquier discípulo de Buffett que se fije en la métrica favorita de valoración del mercado de los inversionistas multimillonarios en estos días puede sentir la necesidad de gritar de terror.

El ‘Indicador Buffett’ es un balance simple: la capitalización bursátil total de las acciones estadounidenses dividida por el valor total en dólares del Producto Interno Bruto del país. La primera vez que superó su pico anterior en la era de las ‘puntocom’ fue en 2019. Aun así, ha tenido una tendencia alcista durante décadas, y si hay un mantra que los inversionistas adoran incluso más que el de Buffett es: “La tendencia es tu amiga”.

Sin embargo, en las últimas semanas, incluso esa tendencia a largo plazo no justifica la apariencia ‘espumosa’ de la métrica. Con la capitalización del mercado estadounidense a más del doble del nivel del PIB estimado para el trimestre en curso, el balance se ha disparado hasta la lectura más alta de su historia por encima de su tendencia a largo plazo, según un análisis del blog Current Market Valuation, lo que sugiere una situación de “fuerte sobrevaloración”.

Por supuesto, con la Reserva Federal (Fed) manteniendo la tasa de interés cerca de cero y comprando bonos en el futuro inmediato, y con la abundancia de ahorros y estímulos fiscales preparados para desencadenar un crecimiento superlativo del PIB y de los beneficios empresariales, es justo preguntarse si esta es otra de las muchas falsas alarmas que han sonado durante la última década.

“Esto pone de manifiesto la notable euforia que estamos presenciando en el mercado de valores de Estados Unidos”, afirma Michael O’Rourke, estratega jefe de mercado de JonesTrading. “Incluso si uno esperara que esas políticas (de la Fed) fueran permanentes, lo cual no debería ser así, seguiría sin justificar pagar dos veces la media de 25 años por las acciones”.

Esta separación del Indicador de Buffett de su tendencia a largo plazo se une a una variedad de otras métricas de valoración que han superado sus registros anteriores en el rebote del mercado bajista inducido por la pandemia el año pasado, y quizá desde años antes. La relación precio-beneficio, precio-venta y precio-valor contable tangible son algunos de los parámetros que han superado los niveles de la época de las ‘puntocom’, que muchos inversores consideraban como máximos de una vez en la vida.

Esta separación del Indicador de Buffett de su tendencia a largo plazo se une a una variedad de otras métricas de valoración que han superado sus registros anteriores en el rebote del mercado bajista inducido por la pandemia el año pasado, y quizá desde años antes. La relación precio-beneficio, precio-venta y precio-valor contable tangible son algunos de los parámetros que han superado los niveles de la época de las ‘puntocom’, que muchos inversores consideraban como máximos de una vez en la vida.

El aumento de las valoraciones es una mala herramienta para medir el tiempo de los máximos del mercado. De hecho, todas las herramientas lo son. Por ahora, muchos inversionistas confían en que la recuperación de la pandemia impulsará algunos de los denominadores en balances como estos, por lo que no están dejando que las valoraciones les asusten.

El S&P 500 ganó un 1.2 por ciento en la semana para cerrar en un récord, en medio de un repunte en la distribución de vacunas y de los avances en un nuevo paquete de estímulo fiscal. La energía, el sector con mejor rendimiento este año, lideró el avance, añadiendo un 4.3 por ciento.

Mientras tanto, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años alcanzó el 1.2 por ciento el viernes, el más alto desde el desplome provocado por la pandemia el año pasado. Es poco probable que las tasas de interés se acerquen a un nivel que socave los pronósticos alcistas de las acciones, dado que el rendimiento de las ganancias del S&P 500 es del 3.1 por ciento. En su intervención en el Club Económico de Nueva York esta semana, el presidente de la Fed, Jerome Powell, volvió a insistir en que las políticas de estímulo del Banco Central no se reducirán en breve.

“Cuando se compara con los mercados de renta fija, y con las tasas donde están, el rendimiento de las acciones sigue siendo positivo”, dijo Anu Gaggar, analista de inversión global de Commonwealth Financial Network. “Y ahora, con la Fed manteniendo las tasas en estos niveles bajos, eso no hace más que reconfortar al mercado”.

Escrito por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yuri revela que a los 7 años sufrió abuso sexual

Mujer apuñala a chofer de autobús porque le pidió que usara cubrebocas