AMLO pide a reguladores privilegiar a Pemex y CFE


El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los organismos reguladores del sector energético alinearse a la nueva política del sector basada principalmente en el fortalecimiento de las dos compañías propiedad del Estado: Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El pasado 22 de julio, el mandatario citó a los titulares y comisionados de organismos como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), y el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), para leer los nuevos lineamientos del sector y solicitar a los organismos le informen si la nueva política energética puede llevarse a cabo bajo el marco actual de la reforma energética, contaron fuentes que asistieron a la reunión y pidieron no ser citadas.

“Sostengo que los órganos de regulación creados durante el periodo neoliberal deben ajustarse a la nueva política económica y energética, y que su misión debe ser la de sumar esfuerzos con la Secretaría de Energía, Pemex y la CFE para rescatar la industria del petróleo y electricidad de la nación”, dice en el documento que fue leído a los comisionados y titulares durante la reunión en Palacio Nacional.

Foto: Tomada de Internet

Entre otras cosas, en el documento se pide a los reguladores suprimir cualquier otorgamiento de subsidios de cualquier índole a empresas particulares y detener la entrega de permisos y concesiones a particulares en el sector energético por sobreoferta de petróleo y electricidad para el mediano y largo plazo.

“Está actuando dentro de un margen que también le permite la ley, estos órganos reguladores pertenecen a sistemas de reguladores energéticos que no tienen autonomía constitucional. (Los organismos) tienen que responder a la Sener, tiene un poco de razón al pedir a los comisionados que participen, hay un margen de maniobra en la ley, del que está haciendo uso. El Presidente tiene muy bien calibrado sus márgenes de maniobra política”, dijo Ana Lilia Moreno, investigadora de México Evalúa.

En la carta, el titular del Ejecutivo afirma que a pesar de que se respetarán las “concesiones” de las rondas petroleras que realizó la CNH, no se convocarán “nuevas subastas, pues el potencial petrolero que quedó fuera de tales concesiones solo podrá ser explotado por Pemex”.

Pablo Zárate, de FTI Consulting, apuntó que “el punto central es la discusión sobre el fin y los medios que utiliza, me parece escuchar al Presidente que todo es viable sin importar el costo jurídico. Está poniendo lo que se percibe como maleabilidad de las leyes por encima de la práctica real del derecho y del Estado de derecho”.

El presidente también mencionó que el sistema nacional deberá ser alimentado, en primer lugar, por las centrales hidroeléctricas de la CFE, seguido de otras plantas propiedad de la compañía nacional, por las centrales eólicas y solares, y por último la electricidad generada por los ciclos combinados de empresas privadas.

“No (debemos) permitir que la CRE, el Cenace, la CNH y otros organismos, supuestamente autónomos, y los consejeros de Pemex y la CFE, terminan convertidos, como era la intención de los tecnócratas privatizadores y de sus jefes, en simples instrumentos con la simulación del libre mercado, en instancias a modo y en andamiajes servirles en beneficio del sector privado y el perjuicio del patrimonio nacional”, remarca el escrito.

En el texto, el mandatario también menciona que de ser necesario presentará una nueva reforma en el sector que permita la consolidación de las acciones hechas por su administración a favor de las dos compañías.

Hace una semana, en una de sus conferencias matutinas, López Obrador mencionó que no descarta presentar una contrarreforma energética en 2022.

En el programa sectorial 2020-2024, la Secretaría de Energía ya había manifestado su intención por alinear a los órganos reguladores del sector para priorizar el uso de recursos energéticos nacionales y aumentar la participación de mercado de ambas compañías.

El Gobierno federal ha sido criticado por nombrar como comisionados de organismos, como la CRE, a personal cercano a la CFE y a Pemex.

Ajustan objetivo

En el mismo memorándum, el presidente López Obrador afirmó que la meta de producción de crudo para el final de su sexenio será de 2.2 millones de barriles diarios, 200 mil barriles abajo respecto al objetivo inicial de su administración.

Esta no es la primera vez que ajustan la meta; en 2019 el Gobierno de México aseguró que pretendía lograr una producción de 2.6 millones de barriles al día.

Sin embargo, para 2020, la meta de producción, dice el documento, será de 1.8 millones de barriles diarios, a pesar de que México firmó un acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+), donde se comprometió a no rebasar el resto del año 1.758 millones de barriles.

Comentarios

Anterior 'Ya tengo boletos para la rifa del avión presidencial', le dice Tatiana Clouthier a Martí Batres
Siguiente Suspenden a policía que 'sembró' droga a motociclista