in , ,

AMLO va contra Calderón por ‘Operativo Rápido y Furioso’

En sus respectivas columnas de hoy, los nalistas políticos Carlos Loret de Mola y Raymundo Riva Palacio sostiene que el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador busca que se gire una orden de aprehensión en contra del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, esto por el fallido operativo Rápido y Furioso, y por una partida secreta de 7 mil millones de pesos en la Policía Federal, siendo García Luna el titular de la corporación.

Según Loret de Mola, el cabildeo por parte de la Fiscalía se dio para evitar que por algún error de integración o planteamiento en la carpeta de investigación, el juez negara la orden de aprehensión contra el expresidente. El intercambio extraoficial entre FGR y Poder Judicial derivó en que el documento-borrador con la solicitud de la orden de aprehensión regresó al Ministerio Público para que le hiciera ajustes y precisiones.

Previamente se había difundido que en el sexenio de Calderón Hinojosa, la Policía Federal manejó 7 mil millones de pesos en una “partida secreta” etiquetada como la número 33701 del presupuesto.

‘Este procedimiento de consultas informales entre la Fiscalía y el Poder Judicial se dio también para el caso de Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda en el sexenio de Enrique Peña Nieto, a quien la dependencia a cargo de Alejandro Gertz Manero planteó inicialmente aprehenderlo por el presunto delito de “traición a la patria”. El 2 de noviembre, revelé en exclusiva la intención de la FGR de solicitar la orden de aprehensión contra Videgaray, y que como parte de esa estrategia existieron contactos entre la Fiscalía y el Poder Judicial. Un par de días después, el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó en su conferencia mañanera lo publicado. Y explicó que el Ministerio Público Federal estaba cabildeando la obtención de una orden de aprehensión contra el también excanciller y que al mostrarla a los funcionarios del Poder Judicial, éstos recomendaron varias modificaciones para que tuviera mayor sustento. No se supo más del asunto’.

Por su parte Riva Palacio expone que Instruyó a la Fiscalía General de la República y a la Consejería Jurídica de la Presidencia para que judicialicen el caso ‘Rápido y Furioso’ y procedan a acusar a Calderón, al entonces procurador general, Eduardo Medina Mora, y a varios funcionarios de la extinta PGR, de homicidio por haber dejado pasar las armas. Esta acusación tendrá implicaciones naturales y necesarias en la Agencia de Alcohol Tabaco y Armas de Fuego (ATF), que fue la responsable de esa operación, no la DEA, como cree equivocadamente López Obrador.

La Operación Rápido y Furioso comenzó a finales de 2009, cuando la oficina de ATF en Arizona recibió información sobre compras de armas en efectivo. Detectaron que el mexicano Jaime Ávila había comprado dos rifles de asalto AK-47, pero en lugar de detenerlo, lo siguió. Esa iniciativa se convirtió en un operativo audaz, pero se les salió de las manos y los asesinatos con armas que se suponía rastreaban, aumentaron. Un correo electrónico interno de ATF reportó que en marzo de 2010 hubo 958 asesinatos, el mes más violento desde 2005, y que personas que vigilaban compraron ese mismo mes 359 armas de alto calibre, incluidos “numerosos” rifles Barrett calibre 50. Rápido y Furioso, fe autorizada por el Departamento de Justicia, se colapsó el 14 de diciembre de 2010, cuando en una ruta de contrabando de drogas en Arizona, cerca de la frontera con México, un escuadrón táctico especial de la Patrulla Fronteriza se enfrentó con narcotraficantes, y murió el agente Brian Terry, con la bala de una arma que habían dejado que compraran criminales mexicanos.

“López Obrador va a revivir todo el caso. Originalmente quería conocer si Calderón había violado la Constitución y si el gobierno de Estados Unidos había realizado operaciones ilegales en México. En cualquier caso, no le alcanzaba para procesar al ex presidente. Ahora, con la acusación de homicidio, ha visto una posibilidad real de ponerlo ante un juez”, dijo Riva palacio en su columna.

Con  ‘Rápido y Furioso’ se ingresaron ilegalmente más de dos mil armas al país y se cree que los narcotráficantes descubrieron muy rápido el operativo, por lo que lograron controlar el seguimiento de estas armas.

Escrito por Redacción

Solicitudes de uso lúdico de mariguana se ‘atoran’ en Comisión

Asegura Moody’s que aprobar reforma de Banxico trae riesgos y debilita su autonomía