in , , ,

AMLO y la venta de esperanza

Por Luis Guillermo Hernández Aranda

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, es un excelente comunicador. Sabe cómo sacar raja política a su favor y se mueve como nadie en la arena política. Lo suyo no es administrar un país, su vocación es estar enfrente de la audiencia lanzando arengas y promesas de un México mejor. El escenario puede ser la mañanera, un evento con ciudadanos o bien un video para redes sociales.

Ese es el discurso que lo llevó a ganar la presidencia. Más de 18 años repitiendo lo mismo, y el  hartazgo de los ciudadanos por los excesos de corrupción lo llevaron al triunfo. El problema es que el discurso no alcanza para gobernar y si la realidad siempre nos alcanza, esto sucede más rápido con pandemia.

El gobierno de López Obrador se ha caracterizado por el ser el de la venta de promesas que nunca llegan, como sucede con la mayoría de los políticos, pero en este caso incluso es una manifestación de surrealismo. Este sexenio bien podía ser parte de un guion de Luis Buñuel o bien servir de inspiración para una pintura de Dalí.

Los ejemplos sobran: organizamos una rifa de un avión presidencial donde el ganador no se va a llevar ningún avión. Cancelamos el proyecto del aeropuerto de Texcoco para salvar un lago donde no hay lago, decimos que ya bajó la violencia cuando el número de homicidios van a la alza en todo el país e incluso se justifica deja libre al hijo del Chapo Guzmán y bajar de su camioneta para saludar a la madre del mismo narcotraficante.

Decimos que la corrupción ya acabó y Emilio Lozoya no pisa la cárcel, damos fechas y aseguramos que ya tenemos un sistema hospitalario como el de los países nórdicos pero no tenemos medicamentos para los niños con cáncer.

Con más de 160 mil muertos por Covid 19 se sigue diciendo que hay un buen manejo de la pandemia. Aun cuando el subsecretario de salud, Higo López Gatell, había afirmado que el escenario más catastrófico iba a ser el de 60 mil muertos. La realidad nos alcanzó y nos rebasó pero seguimos vendiendo esperanza.

La última venta de esperanza es la página para que las personas de la tercera edad se registren y puedan obtener la vacuna. Es decir abrimos un registro por internet o por teléfono pero no tenemos vacunas contra el Covid, Sólo promesas de millones de dosis que no sabemos cuándo llegarán, lo que sí sabemos es que no se va a cumplir la meta que había prometido Marcelo Ebrad de terminar marzo con 14 millones de personas vacunadas. Al momento de escribir estas líneas en todo el país apenas han sido vacunadas más de 600 mil personas. Es decir no tenemos ni siquiera vacunas para aplicar a todo los habitantes de la zona metropolitana de Saltillo o de la Comarca Lagunera. De ese tamaño es la tragedia.

La venta de esperanza nos ha salido muy cara y parafraseando a López Obrador quien afirma que no “puede haber un gobierno rico con un pueblo pobre”, tampoco puede haber un gobierno bueno con un pueblo enfermo y más de 160 mil muertos.

@lharanda

 

Escrito por Redacción

AMLO anuncia que ya dio negativo a Covid-19

Recorta Federación 3,123 mdp en participaciones a Coahuila