in ,

Amy Winehouse, a diez años de la partida de la gran diva de la música británica

Amy Winehouse amaba el jazz y era, en esencia, una cantante de jazz. “Escucho la música de nuestro tiempo y me enfado”, decía Winehouse, que encontró en el jazz su refugio desde la adolescencia. “Diría que el jazz es mi lenguaje”, aseguraba la cantante.

La londinense creció escuchando y admirando a Ella Fitzgerald, Dinah Washington o Sarah Vaughan, y cantando las canciones de Frank Sinatra, aunque sus inquietudes musicales siempre fueron más amplias, y con sólo 10 años creó su propio grupo de rap, Sweet ‘n’ Sour.

La separación de sus padres, Jane y Mitchel, cuando tenía 9 años marcó la infancia de Amy Jade Winehouse (Londres, 14 de septiembre de 1983), una etapa que transcurrió en el barrio de Southgate, al norte de la capital británica, aunque en su adolescencia se trasladó a vivir a Camden, barrio al que siempre estará vinculada, y en el que las referencias y los homenajes a la artista son una constante.

La rebeldía siempre marcó su carácter, y en su adolescencia la indisciplina de Amy le impidió continuar en la escuela de interpretación de la capital británica en la que se formaba, aunque su talento musical no pasó desapercibido y pronto entró en la National Youth Jazz Orchestra.

Amy tenía por entonces 16 años y ya deslumbraba con su voz, que recordaba a las grandes del género que tanto admiraba. “Amy tiene la mejor voz para el jazz que nunca he escuchado en una cantante joven”, aseguraba Bill Ashton, su director musical.

El sueño de Amy era seguir la estela de los clásicos del jazz y aquel mismo año se unió a algunos de sus compañeros para realizar una gira por varios clubs de jazz británicos, y su voz, tan alejada de lo habitual, no tardaría en llamar la atención de la industria.

Amy había comenzado a compartir su desbordante talento musical desde que con 13 años recibió su primera guitarra, y además de aquella gira por clubs de jazz, solía actuar junto a su amiga Juliette en pubs londinenses, sobre todo en el célebre barrio de Camden en los que empezó a forjar la carrera que la convertiría en estrella mundial, y al que se trasladó en cuanto tuvo cierta independencia económica.

Fue a través de otro amigo, Tylor James, con una maqueta con alguna de sus canciones que llegó a la oficina de representación Brilliant!, con la que Amy Winehouse firmó su primer contrato musical en junio de 2001. Tenía 17 años, y ya estaba destinada a ser la gran diva de la música británica.

Aquella oficina de representación fue adquirida poco después por la compañía de Simon Fuller, el creador del programa Pop Idol y del gran fenómeno musical de los años 90, las Spice Girls, un vínculo del que Amy siempre renegó y acabaría rompiendo.

Tras grabar las primeras demos, el joven representante de Amy le propuso que empezara a componer canciones, algo que en realidad ella llevaba tiempo haciendo, pues escribía desde niña.

DESLUMBRANTE DEBUT DISCOGRÁFICO

Aquellas primeras grabaciones de Amy llegaron a Island Records, la filial británica de Universal, y la discográfica no tuvo dudas en fichar a la joven, que en octubre de 2003 publicó ‘Frank’, su aclamado álbum debut, producido por Salaam Remi, y que fue un éxito absoluto en el Reino Unido.

La crítica musical se rindió a los pies de aquella debutante, a la que no dudaron en equiparan con las grandes divas del jazz, y ‘Frank’ llegó a estar entre los más venidos, logrando tres discos de platino, además de recibir dos nominaciones a los Brit Awards como mejor solista británica y como mejor artista de música urbana.

Por aquel primer trabajo, Amy Winehouse también optó al Mercury al mejor álbum británico, y ganó por primera vez el premio Ivor Novello a la mejor canción contemporánea, por ‘Stronger than me’, su primer single.

El título del álbum pasa por ser un homenaje a su admirado Frank Sinatra, aunque sin duda es la mejor descripción de las letras de las canciones de Amy Winehouse, que aseguraba que no escribiría nada que no fuera muy personal porque no sería capaz de contar bien una historia que no había vivido.

Tras el éxito de su debut discográfico, en el que demostró tener el talento “de una cantante de jazz de 65 años”, como aseguraba su productor, Amy pasó de actuar en pequeñas salas de jazz y clubs londinenses, a los escenarios de grandes eventos como el festival de Glastonbury o el V Festival, confirmándose que la música británica había encontrado a su nueva estrella.

TRIUNFADORA EN LOS GRAMMY

Después de su estelar debut, las expectativas eran enormes ante un segundo trabajo, pero Amy Winehouse dejó de componer, y tal y como ella misma confesaría, dedicaba sus días a “jugar al billar y a beber”. Fue entonces cuando conoció a Blake Fielder-Civil.

“Me enamoré de alguien por quien daría mi vida. Estábamos juntos y estábamos enamorados y eso es como una droga real”, diría Amy, que en efecto encontró en Blake a la mayor de todas sus adicciones. Eran inseparables, y tras su primera ruptura, en el verano de 2005, Amy se sumió en la depresión y el alcoholismo.

Su ansiado segundo álbum, ‘Back to Black’, publicado en octubre de 2006, es, canción por canción, el reflejo de la destructiva relación de Amy Winehouse con Blake Fielder-Civil.

“Cuando escribí la primera canción sobre Blake, las otras salieron solas”, aseguraba la artista, que no habría escrito ‘Rehab’, su mayor éxito, si hubiera accedido a acudir a rehabilitación para superar aquella etapa, como le pidieron desde la discográfica. Su terapia fue la creación del disco que la convirtió en estrella mundial.

Viente millones de copias la coronaron como la nueva diva del soul, en una evolución musical del jazz al soul y el r&b bajo la producción de Salaam Remi y Mark Ronson que la llevó al tercer puesto de las listas británicas en la semana del lanzamiento del álbum, que fue el más vendido en 2007 en Reino Unido y el segundo a nivel mundial.

‘Back to Black’ es probablemente el primer gran clásico del siglo XXI, además de uno de los discos de mayor éxito de la historia de la música británica, y por aquel trabajo a Amy le llovieron los premios: entre ellos, el Brit Award a la mejor cantante británica. También se llevó dos Ivor Novello a la mejor canción contemporánea, por ‘Rehab’ y ‘Love is a Losing game’.

Gracias a aquel disco, Amy Winehouse fue la gran triunfadora de la 50ª edición de los premios Grammy, al conseguir cinco de los seis galardones a los que optaba: a la grabación del año y a la canción del año, por ‘Rehab’, además de los premios como artista revelación, mejor álbum de pop vocal y mejor artista pop femenina. Sólo se le escapó el premio al álbum de año.

Protagonista de continuos escándalos que acaparaban las portadas de los tabloides británicos, Amy Winehouse vivió su gran noche vía satélite desde los Riverside Studios de Hammersmith, en Londres, ya que le había sido denegado el permiso para viajar a Estados Unidos.

DEL ÉXITO DE ‘REHAB’ A LOS ESCÁNDALOS

El éxito de ‘Back to Black’ convirtió Amy Winehouse, que siempre temió a la fama, en la nueva diva del soul, un auténtico icono capaz de deslumbrar sobre el escenario, pero también de todo lo contrario, y mientras su figura musical no dejaba de crecer y ser reconocida, con números 1 en medio mundo, su vida personal era un auténtico torbellino.

Su matrimonio con Blake Fielder-Civil en 2007, del que se divorció dos años más tarde, empeoró la situación y los escándalos fueron constantes, un “espectáculo” al que los medios dedicaron más atención que a sus éxitos musicales, que continuaban gracias a la reedición de ‘Black to Black’ en un doble álbum.

Amy dejó para el recuerdo actuaciones memorables y otras bastante desastrosas, claramente afectada por el alcohol y las drogas, como la última, la del fallido concierto de Belgrado apenas un mes antes de su muerte, cuando fue evidente que ni quería ni podía estar sobre un escenario, preludio del final de una cantante víctima durante años del alcohol, las drogas, la depresión y la bulimia, y de un entorno que no supo protegerla.

Calumniar su nombre se había vuelto aceptable, como asegura Zalon Thompson, uno de los coristas que compartieron escenario con Amy Winehouse durante su carrera, en el documental ‘Amy: la chica detrás del nombre’, ganador del Oscar en 2016, que refleja a “una chica normal” que “se encontraba cada día con críticas” de las que “no podía escapar”.

La tarde del 23 de julio de 2011, Amy Winehouse falleció en su domicilio de Camden Square, un suceso que no sorprendió pero que conmocionó al mundo de la música y al barrio que la convirtió en su mayor icono.

En el décimo aniversario de su fallecimiento, la BBC prepara un nuevo documental sobre la artista que contará con la participación de Janis Winehouse, madre de Amy, para ofrecer “una versión más profunda de la verdadera Amy”, desde “una nueva interpretación femenina de su vida, sus amores y su legado”.

DESTACADOS:

+ Alabada por la crítica por su primer álbum, ‘Frank’ (2003), con ‘Back to Black’ (2006) logró cinco premios Grammy.

+ Amy Winehouse no habría escrito ‘Rehab’, su mayor éxito, si hubiera accedido a acudir a rehabilitación para superar aquella etapa, como le pidieron desde la discográfica.

+ La BBC británica prepara un nuevo documental sobre la artista que contará con la participación de Janis Winehouse, madre de la cantante.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Esto es lo que significa el ‘airecito’ de La Rosa de Guadalupe

Arrancó el rodaje de la serie “The Last of Us” de HBO