Aprueban panistas alza al transporte


En medio de reclamos ciudadanos, este viernes el Cabildo del Ayuntamiento de Torreón aprobó por mayoría el alza a las tarifas del transporte público urbano en modalidad de autobús, al pasar de 11 a 13 pesos en efectivo, medida que entrará en vigor a partir del próximo lunes 18 de marzo, día considerado como inhábil.

La tarifa general de tarjeta de prepago pasa de 9.60 a 11 pesos y la tarifa preferencial sube de 7 a 9 pesos.

Todos los ediles de la fracción panista votaron a favor, a excepción del primer regidor Ignacio García que se abstuvo debido a que “no quiero que se pueda interpretar como un conflicto de intereses” el hecho de que tiene concesiones de taxis. También dio su voto a favor Rosa Isela Gallegos, de Movimiento Ciudadano.

Regidores y regidoras de las fracciones del PRI y Morena se opusieron.

En pleno uso de la voz, el morenista José Ignacio Corona señaló que el procedimiento para autorizar el incremento fue “una aberración” debido a que “se dice que se ponen a consideración dictámenes que ni siquiera fueron ayer puestos a consideración de la Comisión (de Vialidad y Movilidad Urbana) mucho menos votados, esto carece de legalidad porque en la sesión de ayer… solamente se expuso un estudio, un análisis, pero nunca se anunció una tarifa y mucho menos se puso a votación”.

Mientras el regidor amagó con promover un amparo y solicitó que se cancelara el dictamen leído por la presidenta de la citada comisión, Ana María Betacourt, el alcalde Jorge Zermeño contestó “llevamos tres meses estudiando, esto no empezó ayer ni es una sorpresa, ni se trata de un tema que no conozca nadie.

Ni se trata de que está administración es la primera que autorizaría una posible alza del transporte. Que no se le olvide a mis amigos del PRI que en sus administraciones también se revisaron estos temas y usted votó también (Ignacio Corona) el último aumento al pasaje en el 2017″.

Una vez que se los ediles terminaron la sesión, ciudadanos y estudiantes comenzaron a reclamar por su rechazo a este incremento, esto mientras el presidente municipal se levantó y se fue del lugar.

Finalmente, la ciudadanía que acudió al recinto ubicado en el séptimo de la presidencia municipal aseguró que a partir del lunes y a la par de la aplicación de la nueva tarifa, iniciarán con protestas.

En cuanto a las nuevas tarifas autorizadas para los taxis, el banderazo pasó de 9 a 10 pesos, el salto cada 200 metros de 1.40 a 1.60 pesos y el tiempo muerto considerando de espera cada 45 segundos subió de 1.40 a 1.60 pesos.

Anterior Con mejoras a la vivienda gente de GP vive con dignidad: Aispuro
Siguiente Arranca programa de alumbrado público para comunidades rurales