Bandido ‘El más buscado’ fue el mejor deportista lagunero del año


El oriundo de Torreón destacó en la lucha libre internacional

Lauro Villegas | @LauroDominguezV

Torreón, Coahuila. – En ocasiones la vida nos lleva por caminos diferentes, caminos que nos alejan de la familia, amigos y de nuestra tierra, con el único fin de llegar a cumplir cada una de nuestras metas personales, estas son pruebas que nos pone la vida para medir dos cosas, la capacidad de resistencia y más que nada la perseverancia del alma del ser humano.

Y fue así, que un joven de no más de 25 años, quien desde niño estuvo cercano a la lucha libre, quien creció viendo llaves, candados y vuelos espectaculares, se fijo una sola meta a los apenas 13 años; ser luchador profesional, pero no cualquier luchador sino uno de renombre, uno reconocido, en el cual cada arena donde se presentará, el público vitoreará su nombre a grito de victoria, en pocas palabras el más buscado.

Fue así que junto a su primo, un día de primavera se enfrascó para recibir sus primeros entrenamientos en el pancracio lagunero, siendo Gran Markus su primer maestro y quien vio en ambos jóvenes, mucho talento, de tal manera que rápidamente emigraron a la Ciudad de México, para llegar a una de las catedrales de la lucha libre más importantes del mundo; la Arena México.

De esta forma Magia Blanca (su primo) y Bandido, se ponían en las manos de uno de los laguneros más importantes de la lucha libre, el de la colonia Santa Rosa de Gómez Palacio; Último Guerrero, quien los entrenó y los pulió, pero Bandido, ese joven no estaba contento con las condiciones que imperaban en el pancracio nacional en las grandes marcas, tanto en AAA como en CMLL.

Por lo que emigró hacía los campos de ser luchador independiente, una figura complicada, pues no gozaba de exclusividad con nadie, una ventaja y desventaja para un luchador, de esta forma comenzó a conquistar arenas locales en nuestro país y rápidamente los escaparates internacionales lo vieron y le ofrecieron luchar fuera de nuestras fronteras, un logro más.

Pasaban y pasaban los años y mientras él hacía crecer su nombre cada vez más en el mundo, en arenas como Dublín, Moscú, Londres, Nueva York, Japón y Berlín, el mexicano, el luchador lagunero, el oriundo de la colonia Ana de Torreón, en su tierra era un desconocido, tal y como lo dice el dicho “nadie es profeta en su tierra”.

Llegaban triunfos y títulos y campeonatos y El Bandido, ya era el más buscado por diversas empresas de lucha libre, desde WWE, AAA, CMLL, pero fueron los de Ring Of Honor quienes lo firmaban y le daban más nombre a su joven legado, llevándole a conquistar uno de lo premios más importante en la lucha libre a nivel mundial, el prestigioso torneo BOLA, el cual miden el talento de más de 60 luchadores a nivel mundial, convirtiéndose en el primer luchador mexicano en ganar este torneo ante luchador de Japón, Estados Unidos y de otras latitudes.

De esta forma, este torneo veía en el talento de Bandido, un luchador que un año antes había perdido la final, lo necesario para convertirse en una leyenda del pancracio, en ser el primer lagunero en ganar un torneo de esta magnitud.

Finalmente ‘El Más buscado’, anunció el pasado mes de noviembre, que llegaría a las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre, para ganar fama y renombre, donde le falta, donde no lo tiene, en su país, en México, demostrando ser un hombre de grandes retos y demostrar que tiene lo suficiente para ser un gran luchador y escribir su nombre con letras de oro.

Es así que el niño, el joven que iba a ver las luchas a la Plaza de Toros y al Auditorio Municipal, mientras él y su primo vendían lonches para ayudar a sus familias a salir adelante, ahora goza la fama de ser un luchador de gran cartel, de ya no ser considerado una promesa sino una realidad y que tiene en su abuela, a su mayor fan.

Bandido se ha convertido en uno de los luchadores mexicanos con más renombre en los últimos años.

Comentarios

Anterior Estos son los 10 mejores videojuegos del 2019
Siguiente Lo de Tatis se habría caído, Oscar Robles y Lino Rivera suenan para el timón guinda