in , , ,

Benedict Cumberbatch, el ‘súperactor’ de Hollywood

Más allá de ser un superhéroe de Marvel, Benedict Cumberbatch es también considerado un héroe entre los actores, al punto de haber sido reconocido por su carrera con un premio especial en la última edición del Festival Internacional de Cine de Toronto. Y en un año en que volvió al cine de acción con Spider-Man y antes de volver el año próximo con otra superproducción de “Doctor Strange”, también regresa por duplicado al estilo del cine donde consiguió el prestigio como actor, con “Power of the Dog” y “The Electrical Life of Louis Wain”.

-¿Es verdad que viviste la cuarentena en Nueva Zelanda, cuando tuvieron que suspender el rodaje de ‘Power of the Dog’ por la pandemia?- “Sí, pero me encantó Nueva Zelanda. Es un lugar extraordinario para vivir un momento tan precario en la historia de la humanidad, como la pandemia. Y a ese punto, tuvimos suerte de estar juntos con mi esposa, mis dos hijos, incluso mi madre y mi padre también. Como país, buscaría cualquier excusa para volver. Es un lugar muy especial en mi corazón y siento que es un privilegio ser siempre bienvenido, porque me hicieron sentir como en mi casa, durante todo el rodaje”.

-¿Con qué estilo de cine te criaste? ¿Cuáles son aquellos inolvidables recuerdos de tu infancia?- “Una de las experiencias cinematográficas que me formaron en mi niñez fue ver cine en la intemperie y me parece maravilloso que vuelva, porque yo solía irme de vacaciones a Grecia y me acuerdo que ponían sillas afuera para ver cine con subtítulos con un eco terrible del sistema de sonido, pero fue emocionante ver así ‘La Laguna Dorada’ o todas las producciones de Harrison Ford que podía ver, además de otras que pude haber sido demasiado joven para ver, aunque tampoco tenían la misma censura que en el resto de Europa”.

$!SAN DIEGO, CALIFORNIA - JULY 20: Benedict Cumberbatch of Marvel Studios' 'Doctor Strange in the Multiverse of Madness' at the San Diego Comic-Con International 2019 Marvel Studios Panel in Hall H on July 20, 2019 in San Diego, California. (Photo by Alberto E. Rodriguez/Getty Images for Disney)

Con padres actores como Wanda Bentham y Timohy Carlton, Benedict Timothy Carlton Cumberbatch, nació en Londres el 19 de julio de 1976, en la época en que Barbra Streisand estrenaba la original “Nace una Estrella”, Robert De Niro se hacía famoso con “Taxi Driver” y Sylvester Stallone también surgía con “Rocky”. En la familia también él tuvo verdaderos héroes como el abuelo Henry Carlton Cumberbatch que había sido comandante de uno de los submarinos británicos de la Segunda Guerra Mundial y el bisabuelo Henry Arnold Cumberbatch, también fue diplomático británico mucho antes de aquella guerra. Pero Benedict eligió el camino menos complicado de los padres, estudiando en la Escuela Harrow donde subió por primera vez a un escenario como actor. En realidad buscó otras profesiones, como cuando trabajó como maestro de inglés en un monasterio del Tibet, durante un año entero. Y recién al regresar a Inglaterra, estudió drama en la Universidad de Manchester y la Academia de Música y Artes Dramáticas de Londres.

Enseguida llamó la atención al interpretar a Steven Hawking en la versión “Hawking”, del año 2004. Y en el 2010, se convirtió en una verdadera estrella en Gran Bretaña, con el clásico rol de Sherlock Holmes en una nueva serie de televisión. En la misma época conoció el prestigio del Oscar, participando en las nominadas “War Horse” y “Tinker, Tailor, Solider, Spy”. Y conoció el mundo de las superproducciones con el rol de Khan en “Star Trek Into Darkness” y el personaje principal de Smaug en el episodio cinematográfico de “The Hobbit: The Desolation of Smaug”. Era la época en que también se comprometía con la directora de ópera Sophie Hunter, madre de sus dos hijos Christopher y Hal. Y el mismo año en que se casó, recibió como regalo una lluvia de premios como la nominación al Oscar como Mejor Actor por “The Imitation Game” y el nombramiento de la Reina Isabel II como Comandante de la Orden del Imperio Británico por sus servicios artísticos. Pero el ‘premio’ de la popularidad lo obtuvo cuando al año siguiente se convirtió en el famoso Dr. Stephen Strange de Marvel que desfiló por las superproducciones de Avengers y la más reciente “Spider-Man No Way Home”. Y mientras prepara el próximo multiuniverso de “Doctor Strange”, volvió a recorrer los festivales de cine internacional con las nuevas producciones de “The Electrical Life of Louis Wain” y “Power of the Dog” con otro estilo de superheorína del cine, como la directora Jane Campion (la primera mujer en ganar como directora de cine la Palma de Oro en el Festival de Cannes).

-¿En qué medida pudiste aplicar la enseñanza académica teatral de Gran Bretaña, a la hora de trabajar en cine?- “Cuando uno trata de preparar el personaje en casa, para tener cierta idea de lo que se puede llegar a necesitar después en la actuación. No siempre se puede improvisar en el momento y al mismo tiempo hay que permitirse cierta clase de ensayo que el teatro te permite a largo tiempo”.

$!Benedict Cumberbatch, más que un superhéroe... un ‘súperactor’ de Hollywood

-¿Y ayuda en la actuación tener como director a alguien como Jane Campion en ‘The Power of the Dog’?- “Cuando conoces a alguien como Jane Campion es inevitable olvidar que es un ícono del cine y todo el peso de lo que significa, hasta que entra a la habitación y te das cuenta que es un ser humano encantadora. Es tan modesta como maravillosa. Admiro la libertad y lo abierta que es creativamente como directora, la sensualidad y el lente extraordinario que tiene del mundo, especialmente en una tóxica historia tan masculina como los cowboys de ‘Power of the Dog’. Cuando la conocí, tenía miedo, estaba ansioso y me derretí. Tuvimos una charla muy amena donde me describió lo que quería hacer con la historia y después yo ni sabía si había conseguido el personaje. No sabía si había sido una reunión o una audición. La experiencia terminó siendo memorable”.

-¿Llegaste a vivir antes del rodaje como un verdadero cowboy?- “Sí, sí, primero fui a un campamento en Montana, un campamento de vaqueros para meterme en la piel de este hombre que se siente dueño del mundo, el clima, el terreno, los animales y el estilo de vida del ranchero. Fue muy instructivo estar en aquel paisaje trabajando con animales, mientras escribía y formaba parte del estilo de vida de un verdadero rancho. Mi personaje también es brillante en el banjo y trabajé con una mujer que me ayudó lo suficiente como para sentirme seguro delante de cámaras”.

En polos opuestos con el personaje de Dr Strange, Benedict Cumberbatch estrena en cine casi al mismo tiempo la verdadera historia del excéntrico artista inglés Louis Wain en “The Electrical Life of Louis Wain”, mientras en Netflix protagoniza al más cruel hermano en “The Power of the Dog” que casualmente también protagoniza con la mismísima Kirsten Dunst que también había tenido otro estilo de historia con Spiderman.

-¿Durante el rodaje de ‘Power of the Dog’ llegaron a compartir con Kirsten Dunst alguna anécdota sobre los diferentes rodajes que tuvieron en Spider-Man?- “En realidad estuvimos bastante aparte de ella. Es interesante porque con Kirsten (Dunst) no hablamos para nada en el estudio, tal cual como en el cine. Incluso nos sentíamos culpables cuando apenas nos decíamos ‘Hola’. Mantuvimos la distancia y muchas de mis escenas ni siquiera eran con ella, así que tuve que crear mis propios demonios sobre la mala relación que tenemos en el cine, porque tampoco hay alguna escena donde peleamos. El aislamiento creo que sirvió para vivir como el personaje”.

$!Benedict Cumberbatch, más que un superhéroe... un ‘súperactor’ de Hollywood

-¿Lo mejor que viviste con ‘The Electrical Life of Louis Wain’?- “Durante la cuarentena la vi terminada, con mi padre, porque también soy el productor y quería que él también pudiera opinar después al ver como su hijo va creciendo a lo largo de la historia, algo que nunca podría ver en su vida. Eso fue lo más extraordinario de todo”.

-¿En cierta forma no compites contigo mismo, al estrenar el mismo mes otra producción de cine como ‘The Electrical Life of Louis Wain’, justo antes de la nueva versión de Spider-Man con Doctor Strange?- “Soy privilegiado. No bromeo, es verdad. Poder interpretar personajes tan diferentes es fantástico. Soy un hombre de suerte. Y de verdad, siento que es un privilegio. Con ‘The Eletrical Life of Lous Wain’ también estoy orgulloso de ser el productor además del actor y amigo del director (Will Sharpe). Son roles muy diferentes y me encantó cambiar el perro por un gato (risas)”.

-Justamente ‘Power of the Dog’ se traduce como ‘Poder del Perro’ y ‘The Electrical Life of Louis Wain’ se caracteriza por un artista famosos por dibujar gatos. ¿Teniendo en cuenta que la gente que ama a los perros, no quiere para nada a los gatos, cuál de los dos animales te gusta más?- “A mí me encantan los gatos, aunque no quiero volver a trabajar con ellos de nuevo. Me encantaría tener como mascota uno de los gatitos que tuvimos en el rodaje. Me enamoré por completo. Le pertenece a mi mejor amigo y socio productor, Adam Ackland, así que sigue siendo parte de mi vida y la verdad, es mucho mejor verlo con Adam porque así no tengo que limpiarlo”.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Gobernadores de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas analizarán la migración

Hijo de expresidente de Panamá acepta extradición a Estados Unidos