Bretón y la 4T


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

André Breton visitó México en 1938 y su conclusión fue la siguiente: “No intentes entender a México desde la razón, tendrás más suerte desde lo absurdo, México es el país más surrealista del mundo”.

Han pasado 81 años de esta reflexión del artista francés considerado el padre del surrealismo y está más vigente que nunca. Sino cómo entender los acontecimientos de los últimos meses donde la lógica supera la razón en las acciones del gobierno federal.

Sólo con el surrealismo podemos entender, o intentar comprender, que el indicador 0.1 por ciento significa crecimiento para el país. Es decir que si en aritmética el 0 es valor nulo en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es un número positivo, un indicador de crecimiento económico el cual debemos celebrar.

También para comprender el fenómeno de la violencia debemos recurrir a Bretón: En lo que va de año sumamos más 25 mil 890 casos de homicidio doloso, un 2.4 por ciento más que en las mismas fechas del año anterior y 19 por ciento más que la media de los últimos tres años, por lo que, de continuar así, México cerraría 2019 como el año más violento de su historia, de acuerdo a la organización Semáforo Delictivo.

Sin embargo a pesar de lo que dicen los números y advierten los especialistas. Todos los días desde el púlpito de la mañanera el presidente dice que vamos bien en seguridad. Que la estrategia del “fuchi, guácala” está dando resultados y que acusar a los delincuentes con sus mamás y abuelitas ha logrado inhibir los delitos.

Así pues bajo esta estrategia los maestros secuestran a choferes por más de diez días y en vez de ser remitidos a la cárcel se les entrega plazas de docentes. Es decir se premia el delito, incluso se promueve como un acto de humanidad un operativo fallido en Culiacán.

Mientras a los secuestradores se les dan plaza y a un delincuente con orden de extradición se le deja en libertad, los alcaldes que van a pedir audiencia son un peligro para la nación y a ellos se les recibe con gases lacrimógenos.

Un día Andrés Manuel López Obrador dice que él estuvo enterado del operativo en Culiacán, incluso que dio su aval para la liberación del hijo del Chapo Guzmán y al otro día dice que nadie le informó de ese operativo. ¿Qué afirmación del presidente debemos creer?

Sólo Bretón puede ayudar a comprender estas incongruencias que no puede ser entendidas desde la razón. Sin embargo al paso que vamos ni el surrealismo nos va a alcanzar y debemos transitar a fenómenos místicos y religiosos para cambiar paradigmas y transformar los indicadores en actos de fe.

@lharanda

Comentarios

Anterior Montserrat Oliver se lanza contra Verónica Castro
Siguiente Corazones contra el cáncer