Caprichos muy caros


En el tintero

Por Jessica Rosales

El pleito que se traen los diputados locales de Morena, José Benito Ramírez Rosas y Elisa Catalina Villalobos Hernández, no termina. Y es que ahora ante la pregunta expresa de los reporteros sobre las declaraciones que ha emitido, una y otra vez, quien fungiera como el Coordinador de bancada de este instituto político en contra de su compañera, la legisladora le respondió y se fue con todo.

Benito no se cansó de decir desde el inicio de la actual legislatura que Catalina Villalobos traicionó los principios y acuerdos establecidos en la agenda legislativa de Morena, pero por alguna razón que hasta hoy desconocíamos, decidió renunciar no sólo a la fracción parlamentaria sino al Comité Directivo estatal.

La legisladora consideró que se trata de un capricho del diputado, aunque con todo de lo que nos enteramos, es un capricho muy caro. Le mandó decir que, si quiere renunciar que lo haga, pero -como todos- tiene que cumplir con los requisitos legales.

Pero el asunto no paró ahí, resulta que el diputado -dicho por su compañera- ni pio hizo mientras estuvo recibiendo los recursos que se otorgan por ser el coordinador y hacer el teje y maneje de la fracción parlamentaria.

“Mientras estuvo como coordinador, el señor no tuvo ningún problema y ahorita que ya no cuenta con el recurso pues sí”, dijo la diputada.

Y pues como no, si de acuerdo a la página del Congreso del estado en su apartado de transparencia, el diputado se estuvo beneficiando con apoyos económicos por ser el coordinador de su bancada que al inicio de año -cuando pasó a manos de su compañera-, dejó de recibir.

El legislador a quien le urge ser independiente para volver a llenarse las manos de este fondo económico estuvo recibiendo la nada despreciable cantidad de 22 mil 500 pesos mensuales como apoyo Parlamentario mensual y 18 mil pesos más como apoyo legislativo.

Adicional a ello, por ser foráneo obtiene otra cantidad especial de 3 mil 600 pesos, aparte claro, de su sueldo de 91 mil 402 pesos mensuales, más seguro de gastos médicos mayores, seguro de vida y un fondo de ahorro del 12 por ciento de su sueldo mensual.

Por ello, ha estado criticando a la Junta de Gobierno por no acelerar el trámite de declararlo independiente para conformarse en una fracción parlamentaria y, por supuesto, recuperar los ingresos por este concepto, pues entre más tiempo pasa ese dinero se le va de las manos.

Sobre las críticas que le lanzó a Catalina respecto a que vota todo en favor del PRI, la diputada se defendió y dijo que todas sus posturas han sido correctamente sustentadas, pero además agregó que desde el inicio de la legislatura no existe evidencia de que se le haya convocado a participar a las reuniones del Grupo Parlamentario.

“El señor decía que todo se pasara directo a la Junta de Gobierno, a mi nada llegaba de sus propuestas, que exhiba los documentos donde se me convocó para las reuniones como Grupo Parlamentario, nunca se me convocó. Él tenía las prerrogativas y estaba cobrando como coordinador del grupo parlamentario, él estaba tomando los acuerdos unilateralmente”, dijo.

Finalmente, la diputada reconoció que con esta separación del diputado de la bancada para ser independiente lo único que hizo fue regalarle la siguiente Junta de Gobierno a la UDC y por ende al PAN.

Bien por la diputada que después de tantos meses de recibir golpeteo del diputado, y hay que decirlo, por las preguntas de los reporteros, finalmente salió a defenderse.

Ahora que, aunque no soy vidente, no dude que el diputado responderá a esta columna y probablemente en un tono fuerte como lo ha hecho en otras ocasiones contra los compañeros del gremio, ya que su deporte favorito es atacar a los medios de comunicación, pero conste que quien reveló todo es la gente de ese mismo partido que lo postuló y lo llevó a la curul.

Comentarios

Anterior 36 años del Santos
Siguiente Otra vez sobre la prevención del suicidio