Centros de investigación Conacyt a punto de colapsar


Representantes del gremio científico acudieron este 22 de mayo a diversas instancias gubernamentales. “Somos un comité de investigadores que representamos a los 27 Centros Públicos de Investigación que pertenecen al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)”, explicó Fernando Fabián Rosales Ortega, director científico del proyecto binacional México-Estados Unidos del Telescopio de San Pedro Mártir.

“Los Centros Públicos Conacyt estarían en riesgo de colapsar”, advierten alrededor de 3,190 investigadores, técnicos, académicos, estudiantes y trabajadores.

En entrevista, Rosales asegura que, en un momento histórico, los 27 centros Conacyt se unieron por una causa en común: “somos centros muy diversos, todos hacemos ciencia y humanidades, pero en el pasado nos habíamos mantenido alejados, este evento nos ha acercado.

“Vinimos a entregar una solicitud a Palacio Nacional, a la Secretaría de Hacienda, Cámara de Diputados y Senado de la República, solicitando que se nos exima de las disposiciones que vienen en el memorándum que emitió el gobierno federal y que impactarían en una forma drástica a la operatividad de nuestros centros”.

El 3 de mayo pasado, el Ejecutivo federal instruyó de manera inmediata, recortes al PEF 2019, que van de 30 a 50%, en partidas presupuestales.

En el documento explican que dichos recortes implicarían la suspensión o incluso cancelación de actividades sustantivas de investigación, desarrollo tecnológico, formación de recursos humanos, difusión y divulgación de la ciencia. Además, pone en peligro la ejecución de importantes proyectos de investigación básica, aplicada y tecnológicos ya que a los CPI se les aplica la normativa de dependencias federales de la administración pública; sin embargo, la naturaleza de sus funciones es muy distinta.

El investigador platicó a que los CPI ya han tenido recortes importantes en los últimos 10 años que han mermado sus capacidades. “Con la publicación del memorándum nos deja prácticamente en línea roja (…) Dejan en entredicho la operatividad de los institutos”.

Incluso con estas disminuciones estarían obligados a cancelar los contratos que ya existen, con todos los problemas que eso implica.

Además, algunos no tendrían presupuesto para pagar nómina a finales de año, “es un golpe histórico y es por eso que nos organizamos y redactamos esta carta”.

Dijo que al cancelar investigaciones se pierde una gran oportunidad internacional, pues México ha logrado posicionarse.

No se trata de una manifestación en contra del gobierno, “lo que pedimos es que se nos vea como aliados en la transformación que se quiere para el país (…) Estamos a favor de que no haya corrupción, con una administración austera y eficiente, pero no al grado de la inoperatividad”.

Al ser cuestionado de por qué el mismo Conacyt no es el que esté abogando por estos recortes, el investigador explicó: “Tienes toda la razón, serían los primeros que deberían protestar en contra de ello, aunque sí se están buscando las maneras, acabamos de salir de una junta con directivos del Conacyt, para buscar la manera de, ya con la protesta de los centros, que ellos también alcen la voz y protejan a su comunidad”.

Después de esto esperan una reacción positiva:“Este fue un primer acercamiento con el gobierno, dependiendo de la reacción veríamos qué hacer y esperemos que para entonces se haga en conjunto con el Conacyt y su directora general”.

En contraste María Elena Álvarez Buylla , directora del Conacyt, pidió a los medios de comunicación que no transmitan “noticias falsas”, con el argumento de no generar entre los investigadores “preocupaciones innecesarias”. Dijo a través de Aristegui Noticias que no existe riesgo de colapso y que para el 2019 tienen asignados 5,814 millones de pesos, aunque 15 de estos centros tienen un déficit por 176.5 millones de pesos.

Mientras tanto el CIATEJ publicó un comunicado interno. Anunció que debido a los recortes se afecta la capacidad de pago de la energía eléctrica, por lo que entre las medidas están: laborar hasta las 5 de la tarde, desconexión de dispensadores de agua, suspensión de cafeteras eléctricas, suspensión de carga de celulares o equipos electrónicos, cancelación de equipos de cómputo y se pide trabajar en áreas con luz natural.

Anterior Denuncian falta de medicamentos renales
Siguiente Dejarán de vender discos de Morrissey por sus posturas políticas