Con polémica, Chávez Jr. regresa al boxeo ante Jacobs


El boxeador mexicano Julio César Chávez Jr. volverá a la actividad el próximo 20 de diciembre cuando enfrente al estadounidense Daniel Jacobs en Phoenix, Arizona, en la división de peso supermediano.

Ayer se hizo oficial la pelea a realizarse en la Talking Stick Resort Arena de Phoenix, en la que Jacobs comenzará su camino rumbo a un segundo título mundial y ante el hijo del legendario “JC” Chávez.

Ambos pugilistas estuvieron ayer en la presentación de la pelea y tuvieron su primer cara a cara, rumbo a un combate que podría marcar el camino del vencedor en 2020.

Con récord de 51-3-1, 33 por la vía del nocaut, Chávez Jr. volverá a la actividad profesional prácticamente luego de más de dos años y medio.

Aunque enfrentó al colombiano Evert Bravo el pasado 10 de agosto en San Juan de Los Lagos, Jalisco, esa pelea sólo duró un round para el triunfo del mexicano, que había peleado antes el 6 de mayo de 2017, cuando perdió con Saúl “Canelo” Álvarez.

Ahora tendrá una prueba de verdadera exigencia ante un pugilista que ya fue campeón mundial en la división de los medianos y subirá de categoría en busca de encaminarse a una nueva oportunidad titular, ahora en las 168 libras.

Jacobs, con récord de 35-3, 29 por la vía rápida, llega a este pleito luego de un revés con el “Canelo” Álvarez, donde perdió su título de peso medio de la FIB.

“Daniel regresa de su derrota con ‘Canelo’ en una nueva división y en busca de ser campeón en dos pesos, ante un Julio César Chávez Jr. que busca la redención en un lugar donde su papá tuvo su última pelea profesional”, señaló el promotor Eddie Hearn.

Chávez Jr. llega a esa pelea en medio de la controversia tras haberse negado a realizar una prueba antidopaje, por lo cual fue suspendido temporalmente por la Comisión Atlética de Nevada; la pelea estaba pactada para hacerse en Las Vegas, pero dicha situación los obligó a buscar otra sede y será en Phoenix.

En la misma función se dará la pelea por el vacante cetro mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) entre el mexicano Julio César “Rey” Martínez y el nicaragüense Cristofer Rosales, la cual fue ordenada por el organismo que preside Mauricio Sulaimán.

El mexicano se declaró motivado y seguro del triunfo y un paso más para ir por el campeonato del mundo.

“Un triunfo será un paso más rumbo al título mundial y no dejaré que nadie se interponga en mi camino”, detalló Chávez.

Reconoció la calidad del estadounidense y sus habilidades en el ring, pero aseguró que trabajará duro para estar listo y que al final será él quien salga con la victoria.

“Sé que Jacobs es un excampeón mundial y un peleador muy fuerte, con habilidades. Esos son los boxeadores que sacan lo mejor de mí, he estado trabajando duro en el gimnasio y no puedo esperar que vean lo que he trabajado”, apuntó.

El hijo del legendario “JC” Chávez agregó que está motivado y que al final será el vencedor, “le pido a mis aficionados que crean en mí. Voy a estar listo, voy a entrenar muy duro para esta pelea, estoy feliz de que ocurra”.

Por su parte, Jacobs se declaró satisfecho de subir a la división de las 168 libras para chocar con un rival como el “Junior”, en busca de dar un paso más para cumplir otro objetivo en su carrera.

“Logré el sueño de ser campeón mundial mediano y ahora quiero asegurar mi legado al ser monarca en dos divisiones. Enfrentar a Julio es una gran prueba en mi primera pelea (en supermedio), es un excampeón mediano como yo y tiene el mismo objetivo”, indicó.

Comentarios

Anterior Preocupa que economía siga mal después del primer año de AMLO
Siguiente Un muerto y diez hospitalizados tras reacción química en restaurante