¿Cremar o inhumar?


En el tintero

Por Jessica Rosales

Es cierto que en esta contingencia sanitaria, el endurecimiento de las medidas preventivas para evitar contagios por covid-19 han sorprendido a una gran parte de la población por lo enérgico de las disposiciones, pero hay que entender que está en riesgo la salud y la vida de toda la población.

En nuestro país, y no nos vayamos lejos, en nuestra propia comunidad hay escépticos y personas que se han tomado en serio la epidemia, pero no todos han respetado las indicaciones y han tenido que sujetarse a sanciones económicas, y hasta la cárcel.

Recientemente se dio a conocer una disposición en Coahuila recomendada por la propia Organización Mundial de la Salud que es la necesidad de cremar los cuerpos de personas que fallecen por covid-19, pero como muchas mueren antes de que lleguen los resultados, la instrucción para casos de sospecha es la misma.

Y a pesar del riesgo, hay que entender también que existen las creencias religiosas o de cualquier tipo, la necesidad como familia de despedirse del ser querido, la impotencia y el dolor por perderlo, sin ceremonias para algunos resulta más difícil llevar el duelo.

Es por eso y porque además se estaría violentando un derecho humano, que el Gobierno de Coahuila decidió hacer un ajuste en el decreto para el manejo de cadáveres, que consiste en tener el consentimiento de los familiares para dicha cremación.

Sin embargo, algunas familias podrían no estar de acuerdo y además aquellas que no son identificadas por ley, tienen su derecho a salvo de ser inhumados hasta que las investigaciones determinen su identidad.

Por ello, los Subcomités regionales de Salud acordaron la excavación de fosas en panteones municipales para estar listos en el manejo de cuerpos, en el caso de que sus familiares decidan inhumarlos y rechazar la cremación o para cuerpos no identificados, confirmaron algunos Ayuntamientos.

Con esto no se pretende alarmar a la población, pues el único objetivo estar preparados ante una posibilidad de que sea necesario, ya que de acuerdo al decreto, se consideran 5 horas a partir de la muerte para la cremación o inhumación, y en razón de que la excavación se hace en 24 horas, se anticiparon las acciones para el manejo inmediato y adecuado de los cadáveres.

Es así que se confirma la excavación de 100 fosas en el panteón municipal La Paz en Saltillo, y alrededor de 50 a 70 más en el panteón municipal Villa de Fuente en Piedras Negras. En el caso de Arteaga, aunque no se han detectado casos, se tienen ubicados cementerios municipales y en algunas comunidades ejidales para la excavación que está en fase de planeación determinando el número de fosas.

En Monclova se habilitaron 40 espacios en el panteón Sagrado Corazón de Jesús para cadáveres no identificados o personas que pudieran requerir de una fosa por covid-19.

Los Subcomités establecieron que todos los municipios deben estar preparados para esta posibilidad, aunque se confía que no se llegue a la necesidad de ocupar estos sitios, y que el número de casos como decesos puedan contenerse.

Todos esperamos que no sea necesario el uso de estas fosas para nadie, ni tampoco que se sigan presentando muertes por esta enfermedad, que hasta las 12:00 horas del jueves, ha cobrado 30 vidas en Coahuila.

La sugerencia es la misma, cremar los cuerpos para evitar riesgos, pero si alguna familia decide no hacerlo, al menos en los municipios se tienen ya las medidas necesarias para evitar riesgos y la propagación del virus.

Comentarios

Anterior Se registran 6 nuevos casos en Durango; ya son 39 los confirmados
Siguiente La controversia del Pacto Fiscal