in , , ,

Da Stallone vida a un héroe forastero en ‘Samaritan’

Mucho antes que ‘Batman’ o ‘Ironman’ llegaran al cine, los héroes de la ficción solían ser mucho más humanos, como Rambo o Rocky. Y después de haberse convertido en una verdadera leyenda de Hollywood, con jóvenes 76 años, Sylvester Stallone protagoniza (y produce) otra leyenda de los comics, como el superhéroe ‘Samaritan’ que vive como una persona normal en el anonimato, hasta que lo descubre un jovencito admirador.

Una de las grandes reglas en Hollywood es evitar trabajar con animales y con niños, pero en ‘Samaritan’ el protagonista, Javon Walton, es un adolescente de 13 años ¿Compartir la fama con un actor menos conocido es uno de los grandes superpoderes de Sylvester Stallone?

Sé muy bien lo que uno va perdiendo a medida que nos ponemos viejos, nos volvemos cínicos. Al diablo con todo eso (Risas). Hay algo bastante vigorizante y contagioso de un jovencito lleno de vida que quiere explorar, pide tu ayuda para educarlo, en una buena forma de acompañarlo en cualquier viaje. Y en cierta forma también retrocede el reloj de mi vida. Por eso creo que es tan importante que los viejos se rodeen de gente joven. Es vital, porque aprovechan tu sabiduría y contagian buena energía.

¿Cómo fue filmar con un jovencito sin experiencia tantas escenas de más acción, entre tantas explosiones?

Yo traté de intimidarlo lo más que pude, lo asusté para que se olvidara la letra y no pareciera mejor que yo como actor (Risas). No, de verdad fue todo lo contrario. Traté que estuviera relajado porque sé que soy mucho más grande también. Hacía muchas bromas, todo el tiempo y el padre también estaba ahí, donde los dos nos burlábamos cuando la cámara no filmaba, para que Javon estuviera cómodo.

¿En su caso, recuerda la época en que usted era el jovencito en un estudio de cine rodeado de otra estrella mucho más famosa?

Me acuerdo la primera vez que entré a un estudio y ahí sa. Te saca del juego, cuando crees que estás preparado… pero no lo estás. Y hoy, yo estoy en esa posición.

¿Es cierto que también eligió personalmente al actor Pilou Asbæk para el rol del villano, después de verlo en ‘Games of Thrones’?

Sí, sí. Ser el bueno de la película es fácil, pero ser villano es complejo, porque puede salirte muy mal si exageras demasiado. Cuando nadie te cree, dejaste de ser una amenaza. Como Mr. T o Drago por ejemplo, ellos irradiaban el pánico de no querer estar al lado de ellos. Y lo mismo fue cuando vi a Pilou Asbæk en ‘Games of Thrones’. Tiene algo muy especial en los ojos. Tiene algo que da realmente un miedo muy inteligente. No es lo mismo que te persiga un perro que un villano, el malvado tiene que tener algo adentro que no pueda esconder. Tiene que tener cierta combinación de algo bueno, un alma gentil y gran actor, pero que también tenga un lado oscuro, obviamente, porque es algo que no se puede fingir. Hay que admitirlo. El villano tiene que ser algo extraño también en la vida real.

Habiendo entrado en el mundo de superhéroes, fuera del universo de Marvel o DC Comics, con ‘Samaritan’, Sylvester Stallone interpreta a un superhéroe que supuestamente había muerto 25 años atrás, en manos de su rival. Y a la hora de las comparaciones, es inevitable imaginar el parecido con el martillo de Thor mucho más grande o la humanidad de Batman sin la máscara, con los poderes del nivel de Superman, sin volar. La gran diferencia es que en este caso, el superhéroe se niega a utilizar los superpoderes, escondido detrás del anonimato y una historia que se desarrolla entre la acción y el suspenso de la leyenda entre el personaje Némesis y el mismísimo ‘Samaritan’ que le da el nombre a la superproducción de Amazon Prime.

¿Cómo fue que lo convencieron para entrar en el mundo de los superhéroes con una historia como ‘Samaritan’?

Me gustó la idea de la gente que básicamente es buena, que se puede cuidar sola y va más allá del sistema de honor que a veces es contraproducente. Me gustó el planteo de buscar la forma de evitar la violencia, el evento del miedo donde a veces en el cine hay siempre un personaje místico, donde haces que el héroe desaparezca, pero después necesitas que vuelva. Y en este caso en particular, el héroe tiene algo tan personal que no puede enfrentar los hechos. Por eso es que desaparece en la historia, asumiendo el trabajo más anónimo del mundo, como un basurero. Nadie le presta atención a gente así, pero sin ellos, estaríamos en problemas. Es una de las metáforas que también me gustó.

Afectado por la pandemia, en un principio los estudios MGM habían programado el estreno de ‘Samaritan’ para Noviembre del 2020, para ser reprogramado después en Junio del 2021. Pero con la venta de MGM volvió a quedar en suspenso, hasta que Amazon Prime se convirtió en el nuevo dueño que estrenó por la plataforma de streaming el 26 de Agosto.

¿A la hora de las comparaciones del universo de Marvel y DC Comics cuál es la gran diferencia con Samaritan que no se ve entre las historias más conocidas de superhéroes?

Tanto Marvel con DC Comics han conseguido tremendos logros al empujar los límites del universo, al máximo. Crearon todo lo que se pueda llegar a imaginar. Pero yo también siento que no hay nada más identificable que te lleve por delante un auto en algún callejón o alguna sombra te persiga. Eso es lo que tratamos de hacer con ‘Samaritan’, buscar peligros que le puedan pasar a cualquiera, sin ser de otro universo, algo que puedas ver en la calle, como para mantener la guardia. Es lo que le digo siempre a mis hijas: la vida no te da tres oportunidades como el béisbol, hay que mirar atrás todo el tiempo, hay que tener cuidado. Y es lo que traté de agregar en la historia, el peligro latente, algo real que no sea demasiado exagerado, solo un poco (Risas).

¿Qué parte de la historia de ‘Samaritan’ refleja más la realidad fuera de la ficción de los superhéroes?

Yo odio el solo hecho que un jovencito me haga ver la realidad, tan seguido. Lo mejor que nos puede pasar es perder la memoria, porque hay cosas que no queremos recordar: los malos momentos, los errores. Y en la historia, este jovencito me hace volver a recordar, volviendo a enfrentarme a quien era yo. Y yo no quiero pasar por algo que ya dejé atrás.

-¿Y en el rol de productor, cómo es que eligió un director tan joven como el australiano Julius Avery?

Yo dirigí algunas cosas y a veces se siente como si te quitaran el hígado por la nariz con un tractor. No es para nada divertido. Es un trabajo muy duro, con 0% de glamour. Es brutal. Afecta tu vida privada, olvídate de dormir, hay que responder 1000 preguntas por día. Es difícil y después, la post producción te deja sin vida. Realmente, llega un punto donde perdiste tanto sueño que dejaste de ser el mismo. Y los jóvenes, están hambrientos por un estilo de vida así. Es el momento en que la testosterona les brota por los poros de los oídos y se quedarían despiertos toda la noche, rindiendo igual. En un estilo de cine como este, se necesita esa energía. Traté de hacerlo de otra forma y no funciona tan bien.

¿La mejor lección que le dejó el rodaje de ‘Samaritan’?

Bueno, a mí me encanta la disciplina. Me recordó lo que me gusta de esos personajes que viven siempre al margen de la sociedad, pero quieren pertenecer. Es como volver a Rambo, un forastero que en realidad siempre quiso volver a casa y ser parte de la sociedad, aunque no sabe como hacerlo. Y esta vez, un jovencito revive la humanidad. Eso es lo que me llevo como lección: al final del día, la humanidad es siempre lo más importante.

(Visited 2 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Muere hombre ahogado en Mapimí

Padres y Gigantes se medirán en el estadio de los Diablos