Denuncian falta de medicamentos renales


Pacientes con males renales denunciaron el desabasto de medicamentos en hospitales federales de Puebla, lo que para ellos representa la diferencia entre la vida y la muerte, por lo que organizan una campaña de recolección de firmas para solicitar al gobierno de la República su distribución.

La queja se suma a la de pacientes que padecen cáncer, quienes también han sido informados en nosocomios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sobre la falta de tratamientos para contrarrestar el padecimiento.

Aunque señalaron que esa situación es constante, la campaña se registra en medio de críticas hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador por recortes presupuestales al IMSS que fueron señalados por Germán Martínez Cázares, tras su renuncia a la dirección del instituto.

Beatriz Adriana Rodríguez Bernal, presidenta de la Asociación de Enfermos Renales y Trasplantados de Puebla, explicó que desde abril hay desabasto de Tacrolimus, un medicamento que los pacientes con trasplante de riñón deben tomar a diario y por el resto de su vida para evitar el rechazo del órgano. En caso contrario corren el riesgo de regresar a diálisis e incluso de morir.

Aunque esa situación se presentó el año pasado, detalló que fue en noviembre cuando el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hizo la última compra del medicamento –que es un inmunosupresor– por lo que este ya escasea.

Ante esa situación, los médicos han tenido que cambiar los tratamientos de los pacientes o bien recomendarles que los adquieran en el sector privado en donde el costo oscila entre los tres y hasta los 25 mil pesos.

De acuerdo con lo que Rodríguez ha indagado, la escasez del medicamento podría deberse a un problema con el laboratorio, pues este intentaría ahorcar al instituto con un precio alto debido a que son pocas empresas las que lo elaboran.

Por ello, la asociación realiza una campaña de recolección de firmas que entregarán al presidente de la República el próximo seis de junio, día en el que se conmemora a los pacientes renales. Incluso, anunció que este fin de semana se instalará un módulo en el zócalo, en un horario de 10 de la mañana a cuatro de la tarde.

Indicó que personas que padecen cáncer se han acercado al movimiento pues también han registrado desabasto de los medicamentos que requieren.

La representante de los afectados refirió que su objetivo no es hacer manifestaciones, sino dialogar con el gobierno federal para que el problema se solucione aunque se planea presentar un amparo si la situación persiste.

Anterior Y lo dicho...se contrae la economía mexicana
Siguiente Centros de investigación Conacyt a punto de colapsar