Desvío millonario


En el tintero

Por Jessica Rosales

Los problemas familiares que padece el diputado independiente, Edgar Sánchez Garza, están salpicando a diestra y siniestra. Los señalamientos que recibió hace unos meses de la asociación lagunera “Participación Ciudadana 29” sobre un presunto conflicto de intereses en el que incurría, le ha costado muy caro, pero no al legislador sino a otros políticos que están pagando los platos rotos de este pleito entre parientes.

La asociación denunció que Sánchez Garza estaría violando la Ley al desempeñarse como diputado y a la vez ser familiar directo de los dueños de la empresa Industrial de Asfaltos y Pavimentos, que es proveedora del Gobierno del Estado.

De forma inmediata el diputado respondió a las acusaciones y para demostrar que no tiene vela en el entierro, decidió hacer su propia denuncia contra los empresarios. Pero la cosa no paró ahí.

Varios políticos salieron raspados pues fueron señalados por el propio legislador como corruptos y delincuentes. Hace varias semanas le tocó el turno al líder del PAN en Coahuila, Jesús de León Tello, a quien acusó de recibir “moches” durante su gestión como director de la SCT, al igual que la fallecida Alejandrina Martínez Macías, a quien le encontraron millones en efectivo tras su asesinato, presuntamente producto de esos “moches”.

Pero en varias ocasiones se ha repetido un nombre, el de Javier Guerrero García, recientemente nombrado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como Secretario General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

A través de una investigación, Edgar Sánchez asegura que se han detectado dos despachos en Torreón que se dedican a la compra-venta de facturas, un negocio redondo mediante el cual se pudieran haber desfalcado más de 2 mil millones de pesos en favor de algunas administraciones municipales y un grupo constructor, “otra vez” familiares del diputado.

Los municipios señalados son San Pedro de las Colonias, Francisco I. Madero y Torreón que, en un afán, dice, de beneficiar a la constructora Mayran están comprando facturas de forma ilegal.

Y “casualmente” sale a relucir nuevamente el nombre de Javier Guerrero García pues, según Sánchez Garza, se desviaron 85 millones de pesos para su campaña como candidato a Gobernador en 2016-2017.

“Además de que no pagan impuestos, hacen un daño a la economía local y si agregamos que no sabemos para qué sacan el efectivo, si lo usan para sobornos, financiar a la

delincuencia organizada, dar moches o inclusive financiar campañas…”, dijo en entrevista el diputado independiente.

Así mismo, expuso que una empresa facturó 20 millones de pesos por concepto de emulsión asfáltica para un municipio Lagunero; sin embargo, las oficinas están en una casa de interés social en el Municipio de Gómez Palacio y los productos y/o servicios no coinciden con el giro del cual está registrada la empresa ante las instancias fiscales.

Graves son las acusaciones del diputado, sería interesante saber de dónde obtiene el legislador datos tan concretos, pues no parece que los haya encontrado genuinamente.

En fin, lo importante es que las autoridades se den a la tarea de investigar y en su caso fincar responsabilidades, ya que debido a las cantidades millonarias que se manejan el asunto no es un tema menor.

Comentarios

Anterior ¿Quién es el mejor alcalde?
Siguiente La final esperada; México vs Estados Unidos en Copa Oro