El 15 de octubre Día del Tendero en todo México, proponen coahuilenses


Para reconocer el trabajo de los ciudadanos que tienen una miscelánea en Saltillo y en todo México, la empresa mayorista de abarrotes Mayco propuso celebrar el 15 de octubre como el Día del Tendero.

“El objetivo y el propósito de Mayco es impulsar el emprendimiento familiar, particularmente el de las tienditas. Una de las acciones que realiza la empresa es proponer el Día de Tendero para darle visibilidad a este modelo de negocio, que es importantísimo para el país y que muchas veces lo damos por sentado, pero hay que reconoce el esfuerzo que hacen”, comentó en entrevista Martín Cervantes, gerente de marca Mayco, que surte aproximadamente al 30 por ciento de este tipo de negocios en la región Sureste.

Esta iniciativa coahuilense recibió el apoyo de otros mayoristas de la región y comercios locales, así como de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), y Mayco espera que se sumen más esfuerzos para lograr que el Día del Tendero se celebre cada 15 de octubre de manera oficial en nuestro país.

La tiendita o miscelánea es uno de los negocios más populares en México, pues normalmente se trata de un esfuerzo independiente, familiar y que incluso se convierte en un punto de reunión o convivencia dentro de una colonia.

“Nos parece justo e importante acordarnos de que existe este otro modelo, que aparte tiene una cercanía con la gente y un valor social y cultural muy importante que otros modelos de negocio no tienen”, agregó Martín Cervantes.

Por eso la empresa abarrotera está impulsando que este 15 de octubre se reconozca la labor de más de 800 mil tienditas que existen en todo el territorio nacional, que carecen de sindicatos o gremios oficiales que protejan los intereses de este sector comercial.

Por lo general, la tiendita es despachada por lo dueños que la mayoría de las veces viven en ese establecimiento. Y la gran diferencia con las cadenas de autoservicio, supermercados o tiendas de conveniencia es que el trato es personalizado, amistoso, de un vecino que forma parte de la misma colonia, detalló Martín Cervantes.

“Precisamente por esa relación cercana que tiene con la gente que vive alrededor de él, es que el tendero puede dar crédito. Muchos tenderos fían. Son tratos de confianza entre gente de una comunidad que se respeta, se cuida y quiere; eso es algo que no vamos a encontrar nunca en una tienda de conveniencia”, comentó.

Otro de los beneficios de estos negocios, que señaló el gerente de marca de Mayco, es que los precios de los productos suelen ser más bajos que en las tiendas de autoservicio, debido a que los costos de operación son menores.

SUMAN ESFUERZOS

Para celebrar el Día del Tendero este 15 de octubre, la empresa Mayco invitó a marcas, distribuidores y la sociedad en general a que participen con difusión de la fecha, ofertas, promociones y comprando en las tienditas de la esquina.

Si usted también quiere aportar, no dude en acudir a la miscelánea y realizar alguna compra. También puede firmar la petición en change.org: http://chng.it/8FW74RBCnm

LA TIENDITA DE DON JUAN: EL CORAZÓN DEL BARRIO

“Pásale, pásale, buenos días”, dice don Juan o don Francisco, como gustes llamarlo, él responde con una sonrisa y saludando de nombre al cliente que entre a su miscelánea en la colonia Guayulera. Aquí se atiende como en casa desde hace casi 50 años. Vienen niños y niñas por un antojo o por el mandado que les encargó su mamá, vienen trabajadores que buscan un pan dulce y un refresco para el desayuno, llegan amas de casa o abuelitas por un kilo de tortillas, frijoles, aceite y huevos, y para la hora de la comida, la fila se hace más larga.

Es un trabajo pesado: entran casi 300 personas al día y la jornada es 12 horas de lunes a domingo, sin días de descanso ni festivos. Pero “no creas que es puro trabajar y trabajar”, dice Juan Francisco Velázquez, un tendero que lleva en el negocio desde los 14 años cuando usaba el motocarro de su papá para ir por mercancía y surtir la Miscelánea E y L, que su papá abrió en 1970 en la calle Porfirio Díaz 436 de la colonia Guayulera. El papá despachaba y Juan surtía y aprendía a tratar con afecto a los clientes, que poco a poco se convirtieron en una nueva familia.

“La facilidad que tienes con la gente es que estás en contacto directo, es como una familia porque convives con todos, todos te platican una cosa, te traen noticias de alguien, fíjate que pasó esto o aquello. Aquí es como un confesionario”, dice don Juan atrás de la vitrina que exhibe dulces, gomitas, chocolates y abarrotes diversos.

“Es más como mi familia porque nos llevamos muy bien aquí toda la gente”, dice y por eso don Juan ya conoce que a doña Tila le gusta el café de sobrecito o que un trabajador de la colonia le gustan las donitas y no el pan francés, o que una ama de casa de esa cuadra prefiere frijoles de bolsita a los de lata. Don Juan y su esposa, que también despacha a mediodía, ya conocen el gusto de los vecinos. Y los vecinos también conocen a los dueños de la miscelánea.

Y la gente sabe que la tiendita siempre estará abierta aunque llueva, haga frío o sea Navidad, Año Nuevo, cumpleaños o aniversario de la pareja. Los vecinos saben que si un día los atiende una de las tres hijas profesionistas, es porque la pareja se fue de vacaciones, pero no tardarán más de cuatro días en regresar. Y saben que si la puerta está cerrada entre las 8:00 de la mañana y 20:30 horas de la noche, es porque hubo un fallecimiento. “Es la única causa por la que cerramos aquí en la tienda”.

UN TRABAJO DURO

Estar encerrado medio día es un trabajo duro que no cualquiera aguanta, pero que tiene una gratificación inigualable: formar parte de la comunidad, de la colonia, del corazón del barrio. “Lo que más le gusta a uno es la atención que le da a la gente. La gente se lleva muy bien con nosotros, nos respetamos; el respeto influye mucho en que tú sigas en tu trabajo, porque si les empiezas a faltar al respeto a la gente, pues dicen ‘aquí ya no vuelvo a ir’”, dice don Juan.

CONFIANZA EN LA GENTE

A veces hay tanta confianza que don Juan otorga crédito a no más de 10 personas, y les entrega un pedazo de cartón, como del tamaño de una tarjeta, donde anota la cantidad que deben, es decir, se lo llevan fiado. Pero el sábado que les pagan en las fábricas se ponen al corriente con la tiendita, aclara don Juan, que sabe que fiar es una tradición de las misceláneas. Así lo hizo su papá. Así lo hace él ahora en el mismo cuarto en que su papá inició el negocio. Es una historia que comparte con cientos de miles de mexicanos que habilitaron un cuarto de su hogar para empezar a vender abarrotes, papitas, jugos, refrescos, leche, artículos cotidianos que todos necesitamos.

La gente continúa entrando y saliendo, al igual que proveedores que estacionan el camión frente a la miscelánea de fachada blanca y letras rojas, con un árbol en la banqueta. Se saludan. Platican. Dan las gracias y se despiden. Algunos regresan más tarde por las tortillas para la comida o la leche para la cena. Vuelven a platicar.

RESPALDA ANAM INICIATIVA COAHUILENSE

La Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM) se sumó a la iniciativa de Mayco para celebrar el 15 de octubre como el Día del Tendero a nivel nacional, indicó el presidente Iñaki Landáburu.

“Esta es una idea original de la gente de Mayco, que lo ha hecho maravillosamente bien, ya la difundimos con los socios para ver si el próximo año nos podemos sumar todos”, indicó el directivo de la asociación, que atiende a 653 mil de estos negocios.

Para la ANAM, esta iniciativa es importante porque en México existen 800 mil tienditas, que dan trabajo a más de un millón y medio de personas. Además las tienditas tienen un canal de distribución de productos como abarrotes, limpieza, cuidado personal, dulces, entre otros, más potente que cualquier otro comercio.

“Tenemos que apoyarla a nivel nacional, incluso que el Gobierno apoye este día como un día súper importante para la economía del país. Manejamos el 54 por ciento de los abarrotes, más que todos los autoservicios, tiendas de conveniencia y farmacias juntos”, recalcó Iñaki Landáburu.

RESURGIMIENTO DE TIENDITAS

En 1994 decían que las tienditas ya no iban a existir en el año 2000, pues estos pequeños comercios no iban a aguantar la proliferación de las tiendas de autoservicio, conveniencia y cadenas de supermercados, pero esto no resultó así.

“Todo lo que ofrecen [las misceláneas] han hecho que se mantengan alrededor de 800 mil puntos de venta. No van a desaparecer. Van a tener que transformarse, como recibir tarjetas, vender tiempo aire, recibir pagos de servicios. Estamos trabajándolo”, dijo Iñaki Landáburu.

Comentarios

Anterior Atacan asambleas de Morena en todo México
Siguiente Coahuila va contra cigarros electrónicos