in , , , ,

El adiós de Sergio Ramos, una de las grandes leyendas del madridismo

Sergio Ramos se marcha del Real Madrid 16 temporadas después. Deja el club un jugador que resultó clave para ganar la décima Liga de Campeones con su cabezazo en el minuto 93 y que cambió la historia reciente del equipo blanco. Su liderazgo y sus goles le hicieron ganarse el derecho a ser un icono del madridismo, que este se despide con 22 títulos a sus espaldas.

Nació en la localidad sevillana de Camas el 30 de marzo de 1986. Formado en la cantera del Sevilla CF, donde fue delantero, jugó en el Sevilla B hasta que Joaquín Caparrós le hizo debutar con la primera plantilla, con 17 años, el 1 de febrero de 2004 en el partido de Liga frente al Deportivo de La Coruña.

Por esos años ya formó parte de las selecciones inferiores, con la sub-16 de Juan Santisteban (2002) y con la sub-19, con la que se proclamó campeón de Europa el 24 de julio de 2004, en Suiza. En este último año, Iñaki Sáez lo llevó a la sub-21.

En septiembre de 2004, el club, conocedor de su importante progresión, le amplió el contrato un año hasta junio de 2008 y elevó la cláusula de rescisión de 12 a 18 millones de euros. El 26 de ese mes hizo su primer gol en Primera, frente a la Real Sociedad, y esa temporada se hizo con un puesto de titular y fue una de las revelaciones.

Empezó a estar en el punto de mira de equipos españoles, entre ellos el Real Madrid, y europeos, por lo que el Sevilla revisó su contrato en enero de 2005, elevando su cláusula hasta los 27 millones de euros.

Luis Aragonés lo llevó a la selección absoluta en marzo de 2005. Disputó su primer partido internacional el 26 de ese mes en el amistoso contra China, en Salamanca, donde sustituyó en la segunda mitad a Carles Puyol, y cuatro días después, el día que cumplía 19 años, como titular en el partido valedero para la clasificación del Mundial frente Serbia-Montenegro.

Su destino cambió el 31 de agosto de 2005 cuando Florentino Pérez, el mismo presidente que tendrá a su lado este jueves en su despedida, decidió pagar su cláusula en una operación que llamó la atención por la suma de dinero, pero que tras todos estos años se convirtió en una ganga.

Debutó con el Real Madrid el 10 de septiembre de ese año frente al Celta en el Bernabeu (2-3). Desde un primer momento se hizo con el puesto de central titular en el Real Madrid de los “galácticos”, dirigidos por Wanderlei Luxemburgo y luego por Fabio Capello, quien en algunas ocasiones lo situó de lateral, puesto en el que habitualmente jugó como fijo en la selección de Aragonés. En la etapa de Pellegrini como entrenador madridista alternó las dos demarcaciones.

En el Real Madrid, donde fue segundo capitán desde la 2010-11 y sucedió en la capitanía a Casillas en julio de 2015, logró cinco títulos de Liga (2006-07, 2007-08, 2011-12, 2016-17 y 2019-20), tres Copas del Rey (2011, 2013 y 2014) y cuatro Supercopas de España (2008, 2012, 2017 y 2019), cuatro Copas de Europa (2014, 2016, estas dos frente al Atlético de Madrid, 2017 y 2018) y cuatro Mundial de Clubes (2014, donde fue Balón de Oro al mejor jugador, 2016, 2017 y 2018).

Fijo en la selección nacional tanto con Aragonés como con Vicente del Bosque y Julen Lopetegui. Capitán desde agosto de 2016, cuando sucedió a Iker Casillas, es el jugador que más veces ha vestido “La Roja”, con 180 partidos, en los que marcó 23 goles; el 12 de octubre de 2019 jugó su partido 168, superando el registro de mayor número de internacionalidades establecido por Casillas. Tiene el récord mundial de más victorias con una selección, al sumar 122 triunfos en junio de 2019.

Sonada fue su ausencia en la presente Eurocopa, decisión tomada por el seleccionador Luis Enrique tras un 2021 en el que las lesiones han marcado el año del central. Apenas disputó 1,790 minutos en 21 encuentros repartidos entre 15 en LaLiga Santander, 5 en Liga de Campeones y uno en la Supercopa España, en los que marcó cuatro goles y dio una asistencia.

Su trayectoria en la selección española se resume en los triunfos en las Eurocopas de Austria y Suiza (2008) y de Polonia-Ucrania (2012) y en el título más importante en la carrera de cualquier jugador, el logrado en el Mundial de Sudáfrica (2010), en cuya final España superó a Holanda (1-0).

Fue incluido en once ocasiones en el once mundial de la FIFA-Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro), las correspondientes a los años 2008, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020. Además, fue elegido mejor jugador de la final de la Liga de Campeones de 2016, y en dos ediciones mejor defensa de la UEFA (2016-17 y 2017-18). Fue sexto por el Balón de Oro de “France Football” de 2017.

Está en posesión de la medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo (2011) y junto con el resto de la plantilla de la selección recibieron el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes (2010).

* Y la cuerda se rompió

Esta vez no hubo solución posible. Ni un encuentro a solas entre el presidente Florentino Pérez y el capitán Sergio Ramos evitó que la cuerda se rompiese. Ni el club tenía intención de ceder con un jugador de 35 años al que ofrecía un año más, ni el sevillano rebajar sus pretensiones en su último gran contrato. Es el fin de una las grandes leyendas del madridismo.

El deterioro de la relación del entorno de Sergio Ramos y el director general José Ángel Sánchez, provocó que en esta ocasión el acuerdo final fuese imposible. Desde el 1 de enero, con el capitán en el mercado para recibir ofertas, el interés de clubes grandes torpedeó un acuerdo que se debió cerrar antes.

“El día que me vaya quiero irme por la puerta grande que es como merezco irme del Real Madrid”, aseguró Sergio Ramos el 30 de mayo de 2019 cuando compareció para explicar el inexplicable intento de salida al fútbol chino y dejar una frase que le ha perseguido este año: “Estaría dispuesto a jugar gratis porque así lo siento”.

A la hora de la verdad no ha sido así. La oferta del Real Madrid, de un año y a la baja, no fue aceptada antes de que acabara 2020. El gesto de liderar en el vestuario la primera bajada de salario en plena pandemia pero no aceptar la segunda. Un encuentro en la habitación de un hotel antes de un partido entre presidente y capitán, “padre-hijo” como se definió en varias ocasiones Florentino Pérez y Ramos su relación, han sido desencuentros que tensaron la cuerda.

El Real Madrid se mantiene fiel a una máxima instalada por su presidente. Desde los 30 años, sus jugadores se deben ganar la renovación año a año. Los 12 millones de euros del sueldo de Ramos y los duros momentos económicos por los que pasa el fútbol, no eran de ayuda para solucionar una situación que se enquistó y pasó a convertirse en un pulso.

En el pasado se solucionó en más de una ocasión. Ramos tuvo una propuesta del Manchester United que provocó la primera crisis antes de una renovación, luego llegó el intento de huida a China. En el club siempre entendieron estos pulsos como una partida de estrategia para mejorar condiciones. En esta ocasión no habría contraoferta. La primera propuesta la mantuvo el Real Madrid hasta el final.

Ramos entiende que aún le queda mucho por dar en el fútbol. El cuidado que siempre ha hecho de su cuerpo, ejemplo de profesionalidad en entrenamiento, alimentación y descanso, sabe que le permitirá aún años en la elite. Su deseo era retirarse en el Real Madrid pero se ve jugando hasta los 40, si las lesiones se lo permiten.

No lo hicieron esta temporada. A inicios de curso jugó una partida con las mejores cartas. Pulso al club para su renovación, las espaldas cubiertas por un indiscutible rendimiento deportivo. Pero aparecieron las lesiones y se encadenaron hasta un punto que solo disputó cinco partidos con el club blanco en todo el 2021 y dos ratos con la selección. El final inesperado fue su ausencia en la Eurocopa y el adiós al Real Madrid.

En la historia reciente las leyendas blancas no han tenido el mejor final. Raúl González e Iker Casillas se fueron pronto sin un homenaje acorde a su dimensión, Cristiano Ronaldo lo hizo por un tema económico. El mismo trasfondo que deja el adiós del segundo futbolista más laureado de la historia del club, Sergio Ramos, que tendrá el reconocimiento del club tras 16 años y 22 títulos.

El héroe de la décima con un histórico tanto en Lisboa, que deja tantos momentos inolvidables para dar forma a una leyenda, ejemplo para muchas generaciones de compromiso, máxima entrega y liderazgo. La cuerda se rompió y a Ramos le espera una nueva aventura lejos de España. Nuevos retos, como regresar a la selección para la Liga de Naciones y el Mundial 2022, y desafíos en una nueva Liga para ampliar una vitrina repleta de gloria.

Comentarios

Escrito por Redacción

En Durango no se detiene la lucha por los derechos de las mujeres: Iván Gurrola

‘Hackean’ cuenta del PES y acusan falta de pago