El cerebro es el que manda en el amor; afirman especialistas de la Clínica 71


Street vendors selling balloons are seen ahead of Valentine's Day at a temple in Bangkok, Thailand, February 13, 2018. REUTERS/Athit Perawongmetha

Contrario a lo que muchos piensan, el enamoramiento no se origina en el corazón, es el cerebro el que, al sentir atracción por una persona, produce sustancias químicas, capaces de impactar en cada uno de los órganos del cuerpo, a través de diversas sensaciones como hormigueo y sudor en las manos, taquicardia y “mariposas” en el estómago.

Médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), No. 71, de Torreón, revelan que los neurotransmisores como la dopamina, oxitocina y serotonina, se liberan inconscientemente al enamorarse de alguien y su efecto perdura en función del estímulo que se reciba.

La psicóloga clínica, América Celeste Gómez Esquivel, explica que las sustancias químicas llegan a través de receptores, al tálamo e hipotálamo, viajan por la médula espinal y de ahí se esparcen al cuerpo provocando los conocidos síntomas del amor.

El neurólogo, José Fernando Villanueva Moctezuma, destaca que estos neurotransmisores se convierten en una “droga” para quienes las producen, al grado de alterar las funciones del lóbulo frontal en donde se ubica el control del juicio y el raciocinio.

Coinciden en que la duración del estado de enamoramiento varía en función de los estímulos que se reciban del ser querido.

Cuando el cerebro se acostumbra, disminuye la producción de dopamina, oxitocina y serotonina, se activan las funciones del lóbulo frontal cerebral y la persona comienza a ver “la realidad”, así como los defectos de la pareja.

La gastroenteróloga, Karla Sugey Torres Castillo, explica que el intestino es llamado el “segundo cerebro”, ya que las emociones están directamente conectadas con las funciones del tracto digestivo, de ahí la sensación de “mariposas en el estómago”, producto de los sentimientos positivos, en cambio, cuando ocurre una decepción, pueden surgir malestares como un colon irritable.

El jefe del servicio de cardiología, Raúl Wong Estrello, explica que el corazón es el centro receptor de las emociones, cuando ocurre una decepción amorosa, se generan sensaciones de tristeza, decaimiento o desgano.

Además pueden ocurrir arritmias (latidos anormales en el corazón), bradicardias (descenso en la frecuencia de la contracción cardiaca), disminución de la presión arterial y en casos extremos se puede presentar el síndrome del corazón roto, que se caracteriza por presentar dolor en el pecho y dificultad para respirar, según el grado de angustia o ansiedad, por haber perdido al ser querido.

Todo ello en función de la estabilidad emocional y del sentido de vida que tenga cada persona, señala.

Los especialistas concluyen que los efectos de la oxitocina, dopamina y serotonina, pueden llegar a ser tan poderosos que no solo alteran la conducta, sino que además provocan en el cuerpo una serie de reacciones tanto positivas, como negativas.

El enamoramiento no cambia, ni se deja de amar a una persona, este puede durar hasta la vejez, siempre y cuando se estimula el sentimiento, así se producen las sustancias químicas cerebrales que fomenten y permitan continuar la unión de la pareja.

Anterior Vive un amor de 'altura' en el Teleférico de Torreón
Siguiente Netflix ya tiene oficinas en México