El ‘Proyecto Abigail’, de mujer a monstruo en el Área 51


Con el regreso de Anonymous y su filtraciones por medio de redes sociales, una vieja teoría e historia de un terrorífico experimento vuelve a cobrar fuerza, se trata del ‘Proyecto Abigail’.

La supuesta historia dice que una joven universitaria, de nombre Abigail Wester, quien era hija de uno de los científicos más importantes de dicha institución, Albert Wester, fue parte de varios experimentos del país norteamericano.

Tras dos años de experimentar con su hija notó que ella se había perdido para siempre, por lo que optó por suicidarse y dejar a sus colegas la encomienda de volver a la joven a la normalidad y de que no la mataran. Tras su muerte, los empleados del Área 51 habrían abandonado a la joven para que muriera de hambre.

La joven comenzó a ser usada en toda clase de investigaciones, lo que provocó que su piel se arrugara, que sus dientes crecieran mucho y cada vez más perdiera el razonamiento.

“Luego de un tiempo todo fracasó, Albert se dio cuenta del error que cometió con su hija, ella ya no era la misma que cuando inició el proyecto, ahora era un monstruo que sólo quería subsistir”, detalla.

El científico terminó quitándose la vida, aunque en una carta póstuma pidió a los especialistas que tratara de regresar a la mujer a la normalidad o que al menos no la sacrificaran.

Se dice que el Ejército de Estados Unidos decidió dejar morir de hambre a Abigail.

Pero en un determinado momento escapó y señalan que aún es posible escuchar rasguños en la zona oeste del Área 51.

Aunque esta historia no está confirmada, una de las posibles explicaciones que se le atribuyen es la prueba científica “Bioesfera 2”, realizada en Arizona, y que tenía el objetivo de crear el ambiente de una selva en miniatura que sería habitada por siete personas durante un mes.

Comentarios

Anterior Pandemias continuarán de seguir daño humano al medio ambiente
Siguiente Cursar la Maestría en Geología de Hidrocarburos en la UAdeC