Embolia o infarto, riesgos por roncar


Aunque en el mundo el trastorno del sueño más común es el insomnio, en México el más frecuente es la apnea obstructiva del sueño, o comúnmente llamado como ronquidos, y que se convierte en un problema ya que se deja de respirar mientras se duerme, con lo cual quedan sin oxígeno órganos vitales que pueden dañarse.

Roberto Bernal Gómez, secretario de Salud en Coahuila, informó que debido a los altos índices de personas que padecen de sobrepeso y obesidad en el Estado, se tiene un mayor riesgo de padecer de este tipo de trastorno de sueño.

Entre las consecuencias de dejar de respirar al dormir se encuentra la irritabilidad, la pérdida de libido, embolias o infartos. En los niños provoca incapacidad para concentrarse y aprender y mala memoria; además de frenar el crecimiento y podría generar baja estatura.

Así, la Secretaría de Salud a través de instituciones como eCentro de Salud Mental (Cesame) en la Región Sureste del Estado, atienden este tipo de trastornos en beneficio directo de la población.

“Para la persona que lo padece viene acompañado de la apnea porque en los momentos en que se detiene la respiración, se deja de oxigenar el cerebro, por lo tanto el corazón tiene que trabajar más fuerte para compensar los momentos en que no se oxigena”, aseguró Bernal.

Ahondó en que, al acelerarse el ritmo del corazón para compensar la falta de oxigenación, pueden sobrevenir arritmias cardiacas e incluso embolias.

Así, el titular de Salud en el estado añadió que el ronquido clásico puede ser producido por una nariz desviada, un tumor en la nariz, las anginas grandes, consideradas dentro de las causas más comunes.

Sostiene que, dado que en la noche la persona está en posición horizontal y relajada, los tejidos de la garganta y la lengua se hacen más blandos y es más fácil que se peguen unos con otros y se produzcan los ronquidos.

Entre las recomendaciones para ayudar a mejorar la calidad del sueño por parte de la Secretaría de Salud se encuentran acostarse y levantarse con un horario regular, incluso los fines de semana; realizar ejercicio, de preferencia no entre cuatro y dos horas antes de dormir.

Además de alejarse de los estímulos como la computadora, televisor y dispositivos móviles, como celulares o tabletas, en las dos horas previas a acostarse; cenar ligero y ubicar la postura que más te gusta para dormir.

Consecuencias

Roncar puede acarrear problemas como:

El cuerpo no descansa.

Deterioro de la calidad de vida personal y social

Hipertensión

Problemas cardíacos

Irritabilidad

Comentarios

Anterior Las deportaciones masivas de México y EUA este 2019
Siguiente De Ovidio Guzmán a Villa Unión, los hechos que marcaron el 2019