En Gómez Palacio detectan caso de lepra


En el municipio de Gómez Palacio se detectó un caso de lepra, enfermedad que afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias superiores y los ojos.

El responsable del programa de Micobacteriosis en la Jurisdicción Sanitaria número dos, Juan Bautista Martínez, señaló que desde hace poco más de 10 años no se presentaba un caso similar en La Laguna de Durango. Informó que el afectado es una persona de la tercera edad, quien está por iniciar su tratamiento, el cual tendrá una duración de aproximadamente seis meses para después pasar a remisión y posteriormente llevar un control médico por un periodo de cinco años.

Además de brindar la atención médica, la dependencia consideró el entorno epidemiológico del paciente, es decir, investigó si hay otros casos de lepra cercanos en la familia o en la comunidad donde este se desenvuelve, lo que arrojó resultados negativos.

“Es algo parecido a la tuberculosis, se manejan los contactos, se analizan, se pone una especie de cerco para evitar el contagio de ellos y se mantiene la revisión después de cierto periodo”, comentó.

Bautista Martínez indicó que en lo que va de este año solamente hay un caso positivo, mientras que se han descartado dos casos sospechosos.

La Secretaría de Salud federal explica que el diagnóstico bacteriológico de esta enfermedad consiste en realizar un corte pequeño y raspado del lóbulo de una oreja o del borde de las lesiones y en pocos casos un raspado de la fosa nasal. Con lo que se obtiene se realiza una baciloscopía, que es un estudio sencillo para observar al microscopio la bacteria de la lepra.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en algunos casos los síntomas de la lepra pueden aparecer en un año, pero también pueden tardar hasta 20 años. Además, si este padecimiento no se trata, puede causar lesiones progresivas y permanentes en la piel, los nervios, las extremidades y los ojos.

La lepra se transmite con frecuencia a través de las gotitas que se expulsan de la boca o la nariz, por medio de contactos cercanos y frecuentes con personas que no han recibido tratamiento.

Comentarios

Anterior Aumentan asaltos con violencia en La Laguna
Siguiente Vinculan a proceso a mamá de Karol