En las Pymes la salvación


TORRE AZUL

MARCELO TORRES COFIÑO

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo sólo 1.5% de los aprendices becados del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” han terminado contratados por las empresas que los recibieron, lo que representa un resultado paupérrimo para uno de los proyectos insignia del actual gobierno federal, lo que no deja de ser penoso toda vez que México requiere más fuentes de empleo, bien remuneradas, como única vía segura para reducir las desigualdades.

Las razones del evidente fracaso de “Jóvenes Construyendo el Futuro” son múltiples, pero inician en la concepción misma del programa cuyos fines propagandísticos y electoreros terminan dominando las decisiones, cuando lo que tendría que ser privilegiado es el bienestar de los ciudadanos y del aparato productivo. Por desgracia, el único número que preocupa a las autoridades es el de los votos, de ahí lo pendientes que están de su “popularidad”.

Un Sabemos también, gracias a la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad que el programa está plagado de anomalías y que de los 5 mil 439 centros de trabajo que supuestamente están ubicados en la Ciudad de México y que representan 82% del padrón, sólo 763 existen realmente mientras que el resto son fantasmas o presentan datos insuficientes para su localización.

Pero, sin lugar a duda, lo que más pesa en la imposibilidad de “Jóvenes Construyendo el Futuro” para la generación de empleos es la situación general de la economía del país. Con crecimiento nulo no se pueden crear fuentes de empleo, por más que quieran alegar lo contrario. Son muchos los distractores que intentan que no nos fijemos en lo esencial y es allí en donde seguimos esperando que sucedan los milagros que se prometieron.

Por eso reitero mi llamado a que se rectifique por el bien de todos los mexicanos. Urge una política de apoyo real, amplio y sostenido a las pequeñas y medianas empresas, para que se fortalezcan y puedan seguir creando los empleados que México reclama. Necesitamos en verdad que se pase de las palabras a los hechos.

En las Pymes está la verdadera salvación del país. Sin ellas seguiremos a la deriva.

@marcelotorresc

Comentarios

Anterior Se arma campal en un gimnasio y se dan hasta con las barras y discos
Siguiente Vive Nuevo Laredo noche de bloqueos, balaceras y autos quemados