En pobreza el 52.5% de los habitantes de la CDMX


En la Ciudad de México, cinco de cada 10 personas padecen pobreza –52.5 por ciento de la población–, según el diagnóstico que realizó el Consejo de Evaluación del Desarrollo Social de la Ciudad de México (Evalúa), en el que se advierte que la medición en estratos de población arrojó que mientras tres de cada 10 adultos mayores viven en esa condición, en el caso de la niñez el promedio es de siete de cada 10.

La titular de Evalúa, Araceli Damián González, expuso a diputados del Congreso capitalino algunos resultados del documento Ciudad de México 2020, un diagnóstico de la desigualdad socio-territorial, del que resaltó que la entidad mantiene una alta concentración del ingreso disponible en la población de más altos ingresos, punto en el que expresó su discrepancia con la postura de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, de no hacer cambios en materia tributaria.

El diagnóstico que el organismo realizó con sus propios indicadores –contra el método que aplica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)– a partir de diversa información estadística de 2018, arrojó que del conjunto de la población en situación de pobreza, 33 por ciento se clasifica en pobreza moderada.

El resto, cerca de 20 por ciento, vive en pobreza extrema y representa alrededor de 1.7 millones de capitalinos. De éstos, 12.5 por ciento está en condiciones de pobreza alta y 7.1 por ciento en muy alta.

Del resto de la población, 17 por ciento vive en condiciones de satisfacción mínima; 23.4 por ciento en nivel medio y sólo 7.1 por ciento se ubica en el estrato alto.

En su exposición, Damián González explicó que las principales carencias de la población en el estrato de pobreza son vivienda (49.2 por ciento), seguridad social (43.3), adecuación sanitaria –agua, drenaje, excusado– (40.5), educación (27.2) y salud (26.7), entre otros.

Refirió que a nivel de estratos de población el promedio de adultos mayores de 60 años y más en situación de pobreza es de tres de cada 10, y el de adultos de 18 a 59 años de cinco de cada 10, pero en el caso de los menores de cero a 17 es de siete de cada 10, lo que, dijo, explica programas como el de Mi Beca para Empezar que estableció la jefa de Gobierno. Creo que tenemos que construir una ciudad en la que no haya pobreza infantil.

En cuanto a la concentración de la riqueza en la ciudad, donde uno equivaldría a que una sola persona concentra todo el ingreso y cero significa una distribución más pareja, el índice es de 0.68. Dijo que si bien ha disminuido sigue siendo “una concentración brutal; donde 40 por ciento de la población más pobre en la ciudad tenía menos de 10 por ciento del ingreso disponible en la ciudad, en tanto que 10 por ciento más rico, la mitad.

Todavía estamos alrededor de 0.7, es mucha concentración del ingreso y es algo que también hay muy poca disponibilidad de la clase alta de otorgar mayores recursos para política pública por medio de los impuestos, pero hay cancha. Sé que la jefa de Gobierno ha dicho que no va a cambiar el tema impositivo, pero creo que tenemos un área donde se puede hacer uso de recursos mediante una extracción de las clases más altas, ésa es nuestra valoración desde el Consejo de Evaluación, apuntó.

Comentarios

Anterior La incredulidad por los contagios de Covid-19
Siguiente A pesar de pandemia, campo mexicano creció un 19%