¿Estamos viviendo el ocaso del Rey Wagner?


Por: Martín Bernal Montoya

Anoche Dr. Wagner Jr. perdió su cabellera y anunció su retiro de la lucha libre tras caer en un polémico y brutal combate frente a un ensangrentado Blue Demon Jr., quien ganó luego de partirle en la cabeza un tabique de concreto y cubrirlo con un conteo de tres segundos.

La violencia observada en la lucha es algo a lo que estos hijos de leyendas no nos tenían acostumbrados. Los golpes con una botella de vidrio en la cabeza de Wagner y el ataque con un martillo en la espalda y manos de Demon, perturbaron a más de un aficionado que vio “una pelea legendaria” en directo por cadena televisiva nacional.

Pocas personas se atreverán a objetar sobre la veracidad de la violencia vista en el ring de AAA, empresa que aunque ya nos tenía acostumbrados a este tipo de duelos, nos sorprendió haciendo ver de esta forma a dos Juniors destacados que intentaron de todo con tal de defender su legado.

En la noche del 3 de agosto atestiguamos el ocaso de la Dinastía Wagner, ya que con la derrota de Dr. Wagner Jr. y su posterior anuncio de retiro de los encordados, sumados a la inducción al Salón de la Fama AAA de su hermano Silver King (quien falleciera sobre un ring hace dos meses), han culminado las dos carreras de los continuadores de la leyenda del Dr. Wagner Sr., Manuel González Rivera.

Aunque vienen las nuevas generaciones de los hijos de Dr. Wagner Sr. es difícil que igualen los logros internacionales de Silver King y la popularidad de Wagner Jr.

Rey Wagner se va de la lucha libre reivindicado, perdió sin merecerlo y salió coreado por la afición que ya lo perdonó por haber perdido la máscara contra Psycho Clown en 2017. Hizo su despedida en televisión abierta nacional y brindó un espectáculo superior a cualquier expectativa. Su popularidad y calidad demostrados en el ring durante 33 años nunca serán emuladas.

Comentarios

Anterior Acción Nacional en Coahuila va a paso firme y sin alianzas: De León Tello
Siguiente Maratón Lala: fiesta lagunera y representación social