Expertos de Estados Unidos investigan avionazo en Coahuila


A cuatro días del accidente aéreo en donde murieron 3 tripulantes y 10 pasajeros que venían de Las Vegas, Nevada, personal de Seguridad Aérea de Estados Unidos arribó al aeropuerto internacional Venustiano Carranza y en un helicóptero se trasladaron al lugar del siniestro para iniciar las investigaciones.

Elementos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), así como fabricantes de la aeronave Bombardier Challenger 601, también acudieron al ejido La Rosita, municipio de Ocampo, para hacer una revisión de los restos del jet con matrícula norteamericana N601VH.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses se reunieron en el aeropuerto Venustiano Carranza que se ubica en el municipio de Frontera durante la mañana de este jueves 9 de mayo, para posteriormente trasladarse por aire al lugar del accidente.

Con la investigación se determinará el motivo del desplome, si éste correspondió a una falla mecánica, si fue responsabilidad del piloto, o faltaron mantenimientos, por lo que se analizarán partes de la aeronave y la caja negra que fue recuperada desde el pasado martes 7 de mayo.

Se dio a conocer que la empresa a cargo del seguro por accidentes estará al pendiente de la información que surja de la investigación, para definir si aplica la cobertura de protección.

EL ACCIDENTE

El domingo 5 de mayo,  despegó del aeropuerto internacional McCarrande Las Vegas, Estados Unidos, un jet privado modelo Bombardier Challenger 601, matrícula N601VH, con destino al aeropuerto internacional de Monterrey, de Nuevo León.

Iban a bordo 3 tripulantes y 10 pasajeros, entre ellos la familia Reyes Luna, que regresaban a México tras pasar un fin de semana en Las Vegas para ver la pelea de Saúl “El Canelo” Alvarez.

Por la tarde-noche se emitió una alerta por la desaparición de la aeronave a 261 kilómetros de Monclova.

De los últimos reportes recibidos en la torre de control, se sabe que el avión privado alcanzó una altura de hasta 3 mil pies en los últimos 10 minutos, por lo que se cree que el piloto pretendía evadir una tormenta.

Un día después, autoridades del gobierno del estado de Coahuilaconfirmaron el hallazgo de los restos del Bombardier Challenger 601en una zona montañosa de difícil acceso entre Hércules y Ejido La Rosita, municipio de Ocampo, y no se encontraron sobrevivientes.

Comentarios

Anterior Zermeño se lanza contra el Congreso de Coahuila
Siguiente Siguen decomisos por carne en mal estado en Torreón