Falleció ‘El Popeye’, el sicario de Pablo Escobar que asesinó a 300 y mandó matar a más de 3 mil personas


Jhon Jairo Velásquez Vásquez, conocido como ‘El Popeye’, exjefe de sicarios del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, falleció en la madrugada de este jueves como consecuencia de un cáncer que padecía desde hace meses.

Velásquez fue una figura fundamental en la estructura criminal del cártel de Medellín, y una de las personas de confianza de Pablo Escobar. Ha cumplido penas de prisión desde 1992 por diversos delitos que van desde el terrorismo y el narcotráfico hasta el asesinato.

Entre otros crímenes que se le adjudican se encuentran los asesinatos del director del diario El Espectador, Guillermo Cano; del excandidato presidencial Luis Carlos Galán, del exprocurador de la Nación, Mauro Hoyos, e incluso el de su propia pareja, tras una orden de Escobar.

John Jairo Velásquez Vásquez nació en el municipio de YarumalAntioquia y más tarde fue admitido en el Ejército Nacional. Más adelante ingresó en Academia Toscana donde realizó cursos de manicura y pedicura, días después se retiró, por no encontrar satisfacción alguna en esta profesión y se dedicó a la barbería en Robledo, Maruchenga y Boston, en el centro de Medellín. Posteriormente ingresó a la escuela de la Armada de la República de Colombia donde obtuvo su característico apodo de Popeye debido a su parecido físico con el personaje de las tiras cómicas.

Terminó el Graduado escolar. Ingresó a la Escuela de Suboficiales de la Armada Colombiana, rápidamente se retiró e ingresó a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, donde no obtuvo satisfacción personal y terminó retirándose. Dentro de prisión, Velásquez continuó con sus estudios y obtuvo 14 diplomas, entre ellos uno que lo acredita como recuperador ambiental certificado por el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), escuela de oficios.

Siendo alguna vez señalado como jefe máximo de sicarios del Cartel de Medellín por los medios de comunicación colombianos, en especial aquellos centrados en la capital Bogotá, se ha podido esclarecer que era un mando medio; el criminal confesó alrededor de 300 homicidios, del secuestro del entonces candidato a la alcaldía de Bogotá, Andrés Pastrana Arango (quien sería después Presidente de la República), del secuestro del periodista Francisco Santos (quien sería después Vicepresidente de la República), del secuestro y asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos y la complicidad en los homicidios del gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancourt. También confesó haber participado, junto a John Jairo Arias Tascón, alias “Pinina”, en los asesinatos del comandante de la policía de Antioquia, Coronel Valdemar Franklin Quintero y del candidato presidencial Luis Carlos Galán, al declarar haber suministrado el arma para el magnicidio, y ha sido también implicado en los procesos del atentado terrorista en el vuelo 203 de Avianca.

‘Popeye’ en una entrevista a la revista ‘Semana’ desde la cárcel llegó a reconocer haber llevado a cabo unos 300 asesinatos y haber coordinado otros 3.000. Entre esos se encontraban su novia y su mejor amigo, a quienes tuvo que matar por orden de su “patrón” –como llama a Pablo Escobar–.

“Es uno de los episodios más dolorosos de mi vida. Ella se llamaba Wendy Chavarriaga. Era una mujer muy hermosa, podía ser una reina de belleza. Ella había sido novia del patrón, pero quedó embarazada y para él la familia era sagrada. Un hijo fuera del matrimonio era impensable. Entonces la hizo abortar a la fuerza y a partir de ese momento ella decidió vengarse. Como yo la había conocido, nos encontramos una vez en una discoteca, comenzamos a salir y nos enamoramos”, relató ‘Popeye’ a la revista.

“Como al patrón había que informarlo de todo, le pedí permiso para ennoviarme con ella, me lo dio, pero me dijo que tuviera cuidado”. Más tarde ella se volvió “informante del bloque de búsqueda” a Escobar y el “patrón” llegó a descubrir una conversación en la que Wendy hablaba con un hombre con contactos con la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

“El patrón me llamó, me puso el casete y me dio la orden: ‘Popeye’, vaya y mátela. Como las órdenes no se discutían, me tocó. Usted no sabe lo que es matar a una persona a la cual uno adora”, explicó el exsicario.

Además, ‘Popeye’ también se vio obligado a matar a su mejor amigo, Quico Moncada. “En el mundo nuestro uno siempre está listo para esas cosas. Cuando uno es bandido, la muerte le puede llegar en cualquier momento. Uno tiene una preparación para eso diferente que el resto de la gente”, relató.

“Yo esposé a Quico y lo bajé al sótano. Él era muy varón y lo único que me dijo era que si podía leerle algunos salmos de la Biblia antes de disparar. Conseguí la Biblia y le leí todo lo que me pidió y después de eso le metí un tiro”, recordó ‘Popeye’.

El exsicario también participó en el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán, al suministrar el arma para el magnicidio, en el secuestro al entonces candidato a la Alcaldía de Bogotá Andrés Patrana –que luego sería presidente de Colombia– y en el secuestro de Francisco Santos –que después fue vicepresidente Colombia–.

Además, fue cómplice en los homicidios del gobernador de Antioquia, Antonio Roldán Betancour y de la misión fallida para asesinar al coronel del departamento Valdemar Franklin Quintero. También participó los procesos del atentado terrorista en el vuelo 203 de Avianca.

Popeye salió de la cárcel en 2014, tras cumplir una condena de 20 años por un único crimen, el homicidio de Luis Carlos Galán, candidato a la presidencia de Colombia. El que ostentaba el título de ser uno de los sicarios favoritos del líder de la guerra de los cárteles que se libró durante los ochenta y noventa en Colombia.

En los últimos años se había dedicado a ser youtuber, estrenar documentales y películas sobre su vida en Netflix, escribir libros, además de alimentar una campaña de odio y violencia a través de sus redes sociales. En su último tuit amenazó con matar a todos los seguidores del candidato presidencial Gustavo Petro: “La Policía colombiana es muy profesional y el Ejército es un ejército del Pueblo. Sé que combatirán los colectivos petristas…. En un caso extremo, que no lo creo en ningún escenario… nos tocará a nosotros la ultraderecha combatirlos con fiereza y decisión… con fuerza”.

El mensaje recibió el rechazo unánime de los colombianos. El senador Iván Cepeda, del partido izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), fue más allá y denunció ante la Fiscalía a Popeye. El pasado 9 de diciembre el organismo judicial pidió revocar su libertad condicional tras ser visto en una fiesta en la que fue detenido Juan Carlos Mesa, alias “Tom”, uno de los narcos más buscados del país.

Popeye falleció en la madrugada de este jueves como consecuencia de un cáncer que padecía desde hace meses.

La información fue dada a conocer por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario INPEC que confirmó su muerte ocurrida en el Instituto Nacional de Cancerología, ubicado en Bogotá.

Velásquez, de 54 años, se encontraba hospitalizado recibiendo tratamiento paliativo desde el pasado 31 de diciembre por causa de un cáncer de esófago en fase terminal que padecía con metástasis en los pulmones e hígado.

Comentarios

Anterior Casa Blanca celebró exoneración de Donald Trump y pide ‘castigar’ a fiscal
Siguiente A los 103 años, falleció Kirk Douglas