Fragmentos de los tiempos difíciles


Por Eduardo Olmos Castro

Era muy temprano cuando mi celular empezó a timbrar hoy por la mañana avisándome que tenía un mensaje, más por curiosidad que por ganas abrí un ojo y me pregunté que querría Luis Morales a las 5 de la mañana quien me mandaba una columna de otro amigo: Walter Juárez quien es directivo y editorialista del grupo Milenio. El título de la columna es “No más Top Ten” y Walter hace referencia a los tiempos difíciles que nos tocó vivir en Torreón relativos a la inseguridad, una buena parte de esos años me tocó a mí ser el alcalde de Torreón y claro que de inmediato se me llenó la cabeza de recuerdos. Walter seguramente hace referencia en su columna a que apenas ayer Tijuana y Acapulco salieron calificadas como las dos ciudades más violentas del mundo y después de Caracas, Venezuela, Cd. Victoria, Cd. Juárez e Irapuato aparecen en la lista. Torreón llegó a estar en esa lista en el 2011 y en el 2012 y con mucho esfuerzo y sufrimiento logramos salir de ella en el 2013 a donde nunca, como dice Walter, queremos regresar.

Después de quedarme pensando un rato como desquitarme de Luis porque ya no pude dormir una hora más, me levanté y me fui a mi escritorio a buscar los apuntes dispersos que tengo de esos años, los empecé a escribir en el 2012 donde llegué a pensar que si salíamos vivos (no es broma) podría ser material para un libro más adelante y en efecto ahí los encontré.

Creo que esta es una buena vía para compartirles algunos de esos fragmentos que fui recopilando desde mi memoria acerca de esa época. Soy un convencido que si no queremos que regrese la violencia, porque la laguna por su situación geográfica siempre está en un riesgo de seguridad por lo apetecible que es nuestra región como punto neurálgico de las rutas del narcotráfico, tenemos que recordar permanentemente lo que nos pasó y lo que hicimos para salir adelante.

No pretendo abrir viejas heridas, todos fuimos víctimas, todos perdimos o supimos de alguien cercano que perdió a alguien, en mi caso, aunque no fue en Torreón ni derivado de mi cargo, perdimos a una prima hermana, tía de mis hijos, mujer ejemplar, madre de dos niños y víctima inocente en fuego cruzado en la ciudad de Monterrey cuando salía de una cena con su esposo. Nunca lo hicimos público. Lo guardamos en silencio.

Sin embargo, ahora que veo que en otras ciudades de nuestro país se asoma la pesadilla que vivimos hace algunos años no me queda más que insistir en que debemos recordar, que no podemos permitirnos olvidar por más doloroso que sea porque entonces volveríamos a caer en el riesgo de que nos vuelva a suceder.

Es por eso seguramente que Luis me mandó ese mensaje a las cinco de la mañana, él, como periodista y yo como alcalde y muchos otros amigos más, vimos y vivimos cosas que no podemos ni debemos olvidar.

Algunas de esas vivencias y reflexiones se las voy a compartir a lo largo del tiempo por este medio.

Anterior Tras avionazo, México y el mundo suspenden vuelos del Boeing 737 Max 8 y 9
Siguiente Arranca construcción de Casa de la Cultura en Progreso, Coahuila